Solomillo de cerdo con Allioli de pimientos | Recetas Choví
BgMenu
Solomillo de cerdo con Allioli de pimientos

Solomillo de cerdo con Allioli de pimientos

  • 50 min preparación
  • 3-4 comensales

Compartir

El solomillo es uno de los cortes de carne más apreciados de la gastronomía. Se trata de una carne magra, de bajo contenido en grasa, de tacto y consistencia suave. Cocinada de la manera adecuada, resulta un manjar delicioso en la cocina. Un ejemplo de ello es este solomillo de cerdo con Allioli de pimientos, dónde la carne es la principal protagonista, acompañada de una salsa ligera para aportarle un punto de jugosidad y sabor extra.

Si es la primera vez que cocinas solomillo de cerdo en casa, hay algunos tips que debes conocer para que la carne no se pase.

Este es un producto de calidad que apenas necesita elaboración, pero que debe tratarse adecuadamente para sacarle el mayor partido, disfrutando en la mesa de una de las carnes más deliciosas con el toque mediterráneo que aporta el Alioli.

Solomillo de cerdo, la carne más rica y jugosa en la cocina

El solomillo de cerdo es el corte de carne que se obtiene de la zona lumbar. Situado entre las costillas interiores y la columna vertebral, debajo del lomo, es una carne muy tierna y jugosa sin apenas acumulación de grasa.

Debido a su localización, esta parte muscular del cerdo tiene menor movimiento, con una ternura incluso mayor que el lomo de cerdo. Se trata de una pieza larga y estrecha, con menor contenido de grasa infiltrada, por lo que al cocinarse debe hacerse con sumo cuidado para que no quede demasiado seca y dura.

El solomillo es una carne de primera calidad con increíble perfil nutricional. Rica en proteínas de alto valor biológico, aporta también vitaminas del grupo B y minerales como hierro, zinc, magnesio y potasio, ¡además de estar deliciosa!

¿Cómo limpiar el solomillo de cerdo?

Hoy en día se pueden comprar las piezas de solomillo ya limpias y preparadas. En algunos supermercados y carnicerías tienen disponibles incluso los solomillos fileteados para cocinarlos directamente en casa.

Sin embargo, para esta receta de solomillo de cerdo con Allioli de pimientos vamos a utilizar el corte completo, que puedes preparar tú mismo limpiando la pieza en casa. Prepara un buen cuchillo para carne que esté afilado, y ponte manos a la obra.

Con la punta del cuchillo, solo tienes que separar las telillas y el cordón del músculo, así como la grasa que viene adherida en la parte externa. Trata la carne con mucha delicadeza, manipulándola sobre una tabla de cortar de madera sin marearla demasiado.

Cuando tengas la pieza libre de grasa, es el momento de cocinarla. Si quieres que te quede una carne más jugosa, la clave está en marcarla ligeramente en la sartén para después terminar de cocinarla en el horno sin que pierda excesiva humedad.

El solomillo de cerdo corre mayor riesgo de secarse que el de ternera al ser una pieza más pequeña. Controla en todo momento la temperatura cocinando a fuego medio, pero sobre todo el tiempo que los dejas en el horno para que quede al punto y la carne no se pase.

Poniendo en práctica estos consejos, tu receta de solomillo de cerdo con Allioli de pimientos estará deliciosa. Añade un toque más jugoso con una salsa de Allioli diferente, y ya verás qué plato más completo y rico en sabor.

Ingredientes

  • 1 solomillo de cerdo (500 g)
  • 150 ml vino blanco
  • 100 ml de agua
  • 3 dientes de ajo
  • 10 granos de pimienta negra
  • 1 cda. de orégano seco
  • ½ cda. de pimentón dulce
  • 2 hojas de laurel
  • Sal
  • Allioli de pimientos asados - separator
  • 1 pimientos asados
  • 100 ml de Allioli Choví
  • Acompañamiento - separator
  • 2 patatas cortadas en gajos
  • 1 manojo de espárragos verdes
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta molida
  • Cebollino fresco picado

Instrucciones

Elaboración del solomillo de cerdo con Allioli de pimientos
  1. Limpia bien el solomillo de restos de grasa. Ponlo en un táper y añade el vino blanco, el agua, los ajos cortados por la mitad, la pimienta, el orégano, el pimentón, el laurel y la sal. Mezcla todo bien y deja macerar el solomillo en la nevera unas 3 horas.
  2. Pasado ese tiempo saca el solomillo y sécalo con un papel. Pon una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva y marca el solomillo por las cuatro caras. Después mételo al horno caliente a 180°C durante unos 10 minutos (el tiempo es aproximado, dependerá de si te gusta más o menos hecho).
  3. Al mismo tiempo puedes preparar las patatas y los espárragos de acompañamiento. Corta las patatas en gajos y ponlas dejando espacio entre ellas en una bandeja de horno. Pon también los espárragos en la bandeja. Añade 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta molida al gusto.
  4. Mezcla para que todo se impregne bien. Hornea a 200°C, durante 15 minutos para los espárragos y 25-35 minutos para las patatas.⁠ ⁠⠀
  5. Para hacer el allioli de pimientos pon en un vaso el pimiento asado y añade el Allioli Choví. Tritura con una batidora hasta que quede una salsa cremosa.
  6. Para servir corta el solomillo en medallones gruesos, colócalos en una bandeja y añade por encima el allioli de pimientos y cebollino picado. Para acompañar añade los espárragos, las patatas asadas y algún pimiento.