SÍGUENOS |
Alioli

¿Cómo se hace el alioli casero? Receta

2

INGREDIENTES DEL ALIOLI

Dificultad:MEDIA
1 huevo
1 diente de ajo grande
1 vaso de aceite de oliva virgen
Sal al gusto
1 chorro de zumo de limón
(Cantidad:250 gr)

ELABORACIÓN

La receta de alioli casero es una de las más populares en la gastronomía española. Esta salsa está presente en multitud de platos, ya sea con arroces, carnes o acompañando a nuestros entrantes favoritos.

Si siempre has querido saber cómo preparar salsa alioli casera, sigue esta receta fácil paso a paso y conviértete en todo un profesional.

¿Cómo hacer alioli casero?

Aunque el alioli tradicionalmente se ha preparado en mortero, en esta receta utilizaremos una batidora para ligar todos los ingredientes más fácilmente. Además, esta receta cuenta, básicamente, con tres ingredientes (huevo, ajo y aceite), por lo que su elaboración no es nada complicada.

  1. Para empezar, pela, corta y vierte el ajo en el vaso de la batidora.
  2. Añade el huevo. Es mejor que lo saques del frigorífico un ratito antes de ponerte a cocinar para que no esté frío en el momento de batir todos los ingredientes, ya que es más fácil que se corte si los ingredientes están a diferentes temperaturas.
  3. Añade un chorro del aceite de oliva y una pizca de sal.
  4. Empieza a batir sin mover la batidora del fondo del vaso, hasta que se empiece a ligar. Cuando ya esté ligada, ve añadiendo el resto de aceite y el jugo de limón

Consejos útiles para elaborar el alioli casero

A pesar de ser una receta fácil de preparar, con pocos ingredientes y rápida, el alioli puede presentar algunos problemas, especialmente a la hora de conseguir emulsionar la salsa y evitar que se corte.

Tanto si es tu primera vez preparando alioli, como si eres un experto, te damos algunos consejos para un alioli perfecto desde el primer día.

  1. Quita el tallo del interior del ajo para que no sea tan fuerte y repita menos.
  2. Si quieres que la salsa tenga un sabor más ligero, mezcla el aceite de oliva con aceite de girasol.
  3. Saca el huevo de la nevera un rato antes de cocinar para que no esté frío. La mezcla de temperaturas hace más fácil que se corte la salsa.
  4. La cantidad de aceite que eches en la mezcla determinará la cantidad de salsa que se consiga. Cuanto más aceite eches, más cantidad obtendrás.

Selección de recetas con Alioli

Te dejamos algunos vídeos sobre cómo preparar deliciosas recetas con alioli:

  1. Videoreceta de Bacalao confitado con alioli de manzana y tierra de cebolla
  2. Videoreceta de Salmón marinado con perlas de Allioli y crema de aguacate
  3. Videoreceta de Tataki de atún rojo en salsa allioli con verduras salteadas y sésamo
  4. Videoreceta de fideuá negra con alioli
Si has probado nuestra receta de Alioli casero ¡Déjanos tu opinión!
Sending
User Review
4.29 (14 votes)

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Decimos que el alioli se corta cuando en el proceso de batido de la salsa, los ingredientes no se emulsionan correctamente, quedando como resultado una salsa con grumos y acuosa.

En el proceso de emulsión del alioli, el huevo se junta con el aceite formando una consistencia pastosa. Cuando se añade aceite en exceso o con demasiada rapidez, las partículas de aceite y huevo no son capaces de emulsionarse correctamente, quedando las partes líquidas separadas de las sólidas. En definitiva, el alioli se suele cortar cuando no se respetan las proporciones, el ritmo de batido y el ritmo de agregación del aceite a la salsa.

Si al preparar la salsa no conseguimos una textura cremosa y homogénea, sino que se forman grumos y vemos las partes sólidas y líquidas de la salsa por separado, el alioli se ha cortado.

Sí. Un alioli cortado es fácilmente recuperable. Si esto ocurre es importante que no tires la mezcla cortada ya que será la base sobre la que recuperaremos la salsa.

Hay tres formas de recuperar un alioli cortado:

  1. Con otra yema de huevo: Simplemente añade la yema a parte de la mezcla cortada y bate de nuevo para conseguir una mezcla homogénea a la que ir añadiendo la salsa cortada poco a poco. De esta manera la salsa quedará más espesa y amarilla.
  2. Añadiendo otro huevo entero: Aparta la salsa cortada, limpia bien el vaso de la batidora y echa el huevo nuevo. Ve añadiendo la mezcla anterior poco a poco hasta que se consiga ligar.
  3. Con agua o leche: Igual que con la opción anterior, aparta la mezcla cortada y vierte en el vaso limpio de la batidora dos cucharadas soperas de agua o leche templada. A continuación, ve echando la mezcla anterior poco a poco hasta que consigas una mezcla bien ligada.