SÍGUENOS |

Pollo al curry con Ajonesa Choví

4

INGREDIENTES

600 gr. Pechuga de pollo troceada
1/2 Cebolla finamente picada
1 Diente de ajo rallado
125 ml. de Tomate triturado
1050 ml de Agua
300 gr. de Arroz Basmati
4 cucharadas Ajonesa Choví
1 cucharada de Curry en polvo
aceite de oliva
Sal y pimienta molida

ELABORACIÓN

El pollo al curry es uno de los platos más clásicos que conocemos de la gastronomía india. Con esta receta ya no te hará falta irte a comer fuera de casa para degustar estos sabores exóticos y únicos. Conseguirás hacer un plato auténticamente étnico sin esfuerzo.

Por qué es tan famoso el pollo al curry

La historia del pollo al curry es tan extensa que no es de extrañar que sea un plato tan famoso y conocido. Es muy típico del sur y este de Asia, el Caribe y Reino Unido. Fue este último, precisamente, el país que terminó difundiendo la receta allá donde llegaba.

La India es el país donde más se consume. Allí, las proteínas animales de su cocina provienen en exclusiva del pollo, el cordero y las cabras. Esto, unido a la expansión de la gastronomía india por parte de Gran Bretaña, convierten al pollo con curry en uno de los platos más famosos de todo el mundo.

Curiosidades del curry

La base del curry se realiza a base de cúrcuma. Este condimento, responsable del sabor picantón y color amarillento tan típico de la gastronomía india, se consigue mezclando muchas especias picantes y aromáticas.

El curry se consigue combinando la cúrcuma con canela, jengibre, cilantro, cayena, mostaza, pimienta blanca y negra, azafrán, nuez moscada, clavo y otras tantas más.

Puesto que la combinación de especias es tan amplia, se consiguen diferentes variedades de curry. Existe el curry verde, el amarillo y el rojo. La diferencia entre ellas son los condimentos empleados y el nivel de picante de cada uno.

El origen del término curry proviene de la palabra kari de la lengua támil, que significa salsa y se emplea para identificar todos aquellos platos en los que la guarnición es a base de arroz blanco.

Al curry se le atribuyen propiedades adictivas. Los receptores del dolor frente al picante reaccionan cada vez que ingerimos pollo al curry. Para compensarlo, el cuerpo libera endorfinas y provoca cierto “subidón” que nos anima a seguir comiendo esta delicia de plato.

Tanto si esto último es cierto como solo una leyenda, lo interesante es probar el pollo al curry casero con Ajonesa Choví que te proponemos. En tu mano queda el grado de picante que quieras darle, así que lo de la “adicción” podremos atribuirlo al buen sabor de tu creación. ¿Te animas a hacerlo?

 

 

 

Si has probado la receta ¡Déjanos tu opinión!
Sending
User Review
4 (1 vote)

compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp