SÍGUENOS |

Cómo conservar tus salsas sin que pierdan sabor

Cómo conservar tus salsas sin que pierdan sabor

¿Has cocinado una salsa que te ha quedado de vicio y quieres saber cómo conservarla correctamente?, ¿quieres conocer cómo conservar salsas de bote después de abrirlas para que no pierdan ni un gramo de sabor?

Si has respondido afirmativamente a alguna de estas cuestiones, tienes que saber que tanto el etiquetado de la salsa como los ingredientes utilizados para hacerla requerirán de un método diferente de conservación.

Razón por la que hemos querido dedicar un artículo entero a explicar cómo se deben conservar las salsas para que no pierdan sabor ni propiedades. Así que, sin más dilación, ¡vamos a la cocina!

Cómo conservar las salsas correctamente una vez abiertas

Si has llegado hasta aquí seguramente te interese mantener tus salsas favoritas siempre perfectas. Es hora de tomar nota de nuestros consejos:

Lee atentamente la etiqueta

Para poder saber cómo debe conservarse cualquier producto -y también una salsa- es fundamental revisar la composición del producto.

En el caso de que se indique que este debe conservarse en la nevera tras su apertura, ese será el método correcto de conservación, independientemente de si se trata de una salsa ácida o con grandes dosis de sal.

Por lo general, en el etiquetado también se indica el tiempo máximo de conservación en la nevera. La recomendación de los expertos consultados es seguirla, incluso aunque no se aprecie ningún síntoma de deterioro.

Cómo conservar salsas con huevo

Si hay un tipo de salsas cuya conservación es especialmente delicada esas son las salsas elaboradas con huevo, leche o derivados lácteos como la mayonesa.

En estos casos, mantenerlas en la nevera durante semanas no es una opción, puesto que las salsas hechas con huevo no deberían conservarse más de tres días desde su apertura.

Te puede interesar: Las mejores salsas Choví con huevos camperos

Dado que se trata de un periodo de tiempo aproximado, no está de más revisar las indicaciones del fabricante que encontrarás, una vez más, en el etiquetado del envase.

Cómo conservar salsas con alto contenido en sal y vinagre

Las salsas que contienen grandes proporciones de sal y vinagre, como es el caso de la salsa de soja o el tabasco pueden conservarse perfectamente a temperatura ambiente, incluso durante semanas.

Esto se debe al elevado pH de ambos componentes que provoca que los microorganismos que las echan a perder no sobrevivan ni proliferen, ni siquiera a temperatura ambiente. 

Así que, en el caso de que el etiquetado no sea claro o haya sido dañado, si tienes un bote de salsa ácida abierto y no te queda sitio en la nevera, déjala a temperatura ambiente hasta que se lo encuentres, puesto que aguantará perfectamente durante más de una semana.

Cómo conservar las salsas caseras

Dado que es habitual hacer de más para aprovechar al máximo la dedicación que necesitan, te indicamos cómo conservar tus salsas caseras correctamente a través de diferentes métodos de conservación.

Congelar salsas

Si se congela debidamente, una salsa puede aguantar perfectamente hasta un año dentro del congelador.

Para ello, eso sí, es fundamental envasarla en una bolsita o tarro apto para congelador.

Llegado el momento de descongelarla, recuerda meterlo en la nevera la noche de antes para respetar la cadena de frío y que el descongelado no tenga consecuencias ni en el sabor, ni en la textura, ni en las propiedades de la salsa.

Conservar salsas al baño maría

Otra forma de conservar las salsas caseras pasa por introducirlas en un tarro de cristal, taparlo herméticamente y dejarlo al baño maría a fuego lento durante 40 minutos o hasta escuchar un aviso de la tapa que nos informe de que ha sido sellado al vacío.

Esta forma de conservar salsas permite mantenerlas en el interior del tarro y en total seguridad durante 10 o 12 meses. 

Ten presente el nivel de pH de tu salsa casera

Como indicábamos más arriba, conocer el nivel de pH de una salsa es fundamental para saber cómo y cuánto conservarla.

A menor nivel de pH, más ácida, pero también más segura, al no permitir la proliferación de microorganismos en su interior.

En el caso de que tengas problemas estomacales y quieras rebajar el nivel de acidez -y por lo tanto de pH- a costa del período máximo de conservación recomendado para tu salsa casera puedes agregarle unas gotitas de vinagre o limón.

Lo ideal es que el nivel de pH de la salsa no supere el 6. Algo que podrás averiguar comprando unas tiras de tornasol. De esta forma podrás medir la acidez de tu salsa casera y hacerla más o menos ácida.

Estas son solo algunas acciones sencillas que puedes llevar a cabo para garantizar que tus salsas aguantan en la nevera o el congelador el máximo número de días sin perder sabor ni propiedades. Algo fundamental para dar una segunda vida a tus elaboraciones y no tirar nada a la basura.

Recuerda que puedes encontrar las mejores salsas en nuestra web. En Choví trabajamos con productos de calidad que mantienen su sabor y propiedades intactas sin demasiados esfuerzos.

Compártelo ahora

Facebook
X
Pinterest
WhatsApp

Cómo conservar tus salsas sin que pierdan sabor

Grupo Chovi especialistas en Alimentación
Buscar