Uno de los retos más difíciles para los padres es la alimentación de sus hijos. Como padres, siempre se intenta optar por una dieta equilibrada, saludable y variada, pero no siempre se obtienen resultados positivos. Con paciencia, buenos hábitos y estas ideas, que los más pequeños coman sano será todo un éxito.

Cena equilibrada para niños

Después de un día lleno de actividades, si es entre semana en el colegio, y durante el fin de semana con la familia, los niños necesitan que la última comida del día, la cena, sea ligera. Esto se debe a que, a pesar de estar recomendado cenar dos horas antes de irse a la cama, muchos de ellos no aguantan y al poco tiempo se acostarán, por eso es necesaria una cena ligera que aporte los nutrientes necesarios. Ocurre igual con el desayuno, al que no se le da la importancia que realmente tiene. Al contrario que la cena, el desayuno debe ser abundante y lleno de vitaminas para un mejor rendimiento.

Muchas de las cenas se solucionan con platos precocinados como pizza, empanadillas, salchichas, etc., ya que ahorran tiempo a pesar de no ser la mejor opción. En otras ocasiones se opta por “picotear” embutido o sobras de comidas anteriores. Ambas opciones no son las más recomendables si la intención es ofrecer a nuestros hijos cenas saludables y equilibradas.

Los alimentos para una cena ligera y saludable deben hacerse al vapor, hervidos o al horno, evitando las grasas que dificulten la digestión y optando por verduras, pescados y carnes blandas. De este modo se facilita la digestión y un mejor descanso durante la noche, y es válido tanto para niños como para adultos.

 

5 ideas para que tus hijos coman sano

Para lograr que tus hijos coman sano no es necesario imponer u obligar, ya que de este modo no se conseguirá ningún resultado positivo. El mejor hábito es dar ejemplo, ya que los niños pasan por la etapa de la imitación de los más mayores; y hacerles partícipes y escuchar su opinión.

Si quieres poder preparar comidas saludables para tus hijos y mejorar su alimentación, aquí te dejamos cinco ideas principales por las que puedes empezar.

Elige alimentos saludables. Lo primero y más importante es revisar la lista de la compra y los alimentos que tienes en la despensa y la nevera. El objetivo es reducir al máximo los alimentos poco saludables, con excesos de azúcares o “comida basura” y sustituirlos por alimentos nutritivos como frutas, verduras y cereales.

Entiende la importancia de desarrollar buenos hábitos. Desde muy pequeño el ser humano está en constante aprendizaje y es fácil introducirles en la rutina de los buenos hábitos. Una vez adquieran estos hábitos resultará muy sencillo que prueben nuevos alimentos con las que ampliar el abanico de comidas y cenas saludables.

Estupendos pinches de cocina. A muchos padres les gusta cocinar, si es el caso, no hay mejor ayudante que tu propio hijo, pudiendo así enseñarles la importancia de una comida nutritiva y sana. El hecho de hacerles partícipes en la elaboración de los platos hará que coman con más gusto sus propias creaciones.

Evita alimentos no deseados. Los excesos nunca son buenos, por ello es recomendable no abusar del aceite, la sal o las salsas. Esto hará que los niños conozcan y disfruten el sabor natural de las comidas y evitaremos así las grasas saturadas. Una opción aconsejable es, una vez que la comida ya está servida, no dejar el salero en la mesa. Lo importante es no inculcar la costumbre desde casa, ya que es inevitable que algunas veces consuman estos productos. Por ejemplo, para los almuerzos o meriendas, se pueden sustituir las bebidas carbonatadas y azucaradas por bebidas de fruta sin azúcares añadidos.

 

Recetas de comidas saludables

Una de las formas más directas de conseguir que los niños coman verduras es sin duda con los sándwiches. Existen numerosas fórmulas de prepararlos para hacerlos más llamativos, y sin duda, disfrutarán tanto preparándolos que no perderán el tiempo en hincarles el diente.

 

Receta saludable: Pastel de arroz

Para poder mantener una dieta equilibrada los niños deben comer carbohidratos. El arroz es uno de los más saludables, y nada mejor que presentarlo en forma de pastel. La MayoKids cuenta con un 42% menos de grasa, así podrán seguir disfrutando del maravilloso sabor de la mayonesa de una forma mucho más saludable.

Ingredientes:

  • 200 gr. de arroz
  • 3 latas de atún en aceite
  • Queso emmental
  • Mayonesa Choví Kids
  • Pimienta
  • Aceite
  • Sal

Elaboración:

  1. Hervir el arroz durante unos 15 minutos. Cuando esté listo, escurrirlo y dejarlo reposar.
  2. En otra cazuela aparte, verter el aceite de las latas de atún y calentarlo a fuego lento.
  3. Una vez esté caliente y sofreír el atún y el arroz en el aceite de las latas de atún.
  4. Para crear el pastel hay que poner un plato llano e ir formando capas: una de arroz, una de atún, una de mayonesa Choví Kids y otra de queso.
  5. Por último, hornear a 200 grados hasta que se vaya gratinando y, ¡listo!

 

Recetas para cenar: fáciles y rápidas

Lo más recomendable para que una cena sea saludable es que carezca de grasas, su cantidad no sea abundante y esté cocinada correctamente.

Una buena opción son unas pechugas de pollo a la plancha con una guarnición de puré de patatas, una receta sencilla de preparar con la que acertarás seguro.

Introducir las verduras en la alimentación diaria de los más pequeños puede parecer una odisea, pero unas verduras en tempura hará que los niños se les haga la boca agua, ¡pruébalo!

El truco está en hacer de la comida una diversión. Pásate por nuestro blog y no te pierdas todas las recetas y consejos para facilitar el día a día con tus hijos. ¡Te esperamos!

 

El recetario exclusivo de la Ajonesa

Add to Favourites