La gastronomía mediterránea está llena de manjares. Sin duda, el máximo exponente de esta tradición, es el arroz, pero también los dulces, los guisos con pescado y, por supuesto, las tapas valencianas, platos muy sencillos y autóctonos que no son tan conocidos fuera de la zona, pero que forman parte de lo que ya es un ritual social de los valencianos: el aperitivo.

Entre las tapas valencianas más típicas, tanto en los bares como en las comidas caseras, no faltan la ensaladilla, los calamares y el mítico sepionet, una sepia de tamaño más pequeño que se  sirve entera y a la que no puede faltarle una buena mayonesa.

 

Tapas valencianas con mucha tradición

Además de estos aperitivos, hay otras tapas valencianas que nunca pueden faltar en una buena reunión de amigos para abrir boca antes de comer y para degustar la verdadera tradición de la gastronomía valenciana:

 

1. Patatas bravas

Esta es la tapa más típica vayas donde vayas, y, por supuesto, una de las tapas valencianas más míticas. Eso sí, las patatas bravas valencianas no serían lo mismo sin un buen alioli.

Es una de las tapas valencianas que más se piden para acompañar en el almuerzo a un buen bocadillo (mínimo, media barra de pan, porque lo del esmorzaret es muy serio), incluso podemos encontrarlas dentro del mismo bocadillo.

¿Las quieres hacer en casa y sorprender a tus amigos? Muy sencillo. Fríe las patatas cortadas en dados durante 10 minutos y antes de sacarlas del fuego, añade una cucharadita de pimentón. Después de escurrirlas en papel absorbente, añade Allioli Artesano Choví o Ajonesa y un toque de Salsa Brava.

 

2. Titaina

La titaina es tradición valenciana 100% y es una de las tapas valencianas más típicas de la zona del Cabañal de Valencia, que también puede servirse como relleno de empanadillas o de un bocadillo (sí, las tapas valencianas pueden y deben meterse en un bocadillo siempre que sea posible). Su origen está ligado a la tradición pesquera de la zona y solía comerse sobre todo en Semana Santa, aunque ahora ya se cocina durante todo el año.

Para hacer en casa una de las tapas valencianas más apetitosas, necesitas los ingredientes tradicionales de un pisto:

  • Tomate
  • Cebolla
  • Pimiento
  • Un toquecito de ajo y unos piñones

El ingrediente principal que acompaña a este pisto es la tonyina de sorra, un atún en salazón que podrás encontrar en los mercados de barrio. Si no lo tienes, puedes hacerlo con otro tipo de salazón o con ventresca en conserva.

Servida en una cazuela de barro, este plato es una verdadera delicia para todos los paladares amantes de las tapas valencianas.

 

El recetario exclusivo de la Ajonesa

 

3. Clotxines

La  clotxina, es de color más naranja y de tamaño mucho más pequeño que el mejillón, pero todo lo que tiene de pequeña lo tiene de sabor. Así que no le digas nunca a un valenciano que son lo mismo.

Su elaboración es muy sencilla: sólo necesitas aceite, limón y una olla. Si quieres añadirle una chispa extra, añade un ajo y un poquito de pimienta en la cocción.

Este plato es una de las tapas valencianas más demandadas y más deliciosas de los locales costeros, antes de que los comensales se lleven a la boca un buen arroz a banda o una fideuà, acompañados, por supuesto, del Allioli Clásico de Choví.

 

4. La cocas

Los valencianos aman el pan y  por encima de todas las cosas. Además de los muchos y muy variados bocadillos, hay otra masa de harina muy tradicional: las cocas.

Hechas con harina, agua y sal, son un bocado perfecto como acompañamiento a otras tapas valencianas o como aperitivo por sí mismas, dependiendo de la cantidad de ingredientes que lleven.

La más sencilla es la coca con sal, a partir de ahí, las hay con tomate y atún, longaniza, verduras y todas las variedades que os podáis imaginar. El secreto de la masa es que quede crujiente y, aunque sea consistente, no resulte pesada.

También hay cocas dulces, muchas y muy buenas,  así que no te resistas a comerlas de postre y, si puede ser acompañadas con un cremaet, el carajillo valenciano por excelencia, mejor que mejor.

 

5. Esgarraet

Otra de las tapas valencianas más arraigadas y caseras es el esgarraet, hecho con ajo, bacalao y pimiento.

Aunque suelen confundirse, no es lo mismo que el aspencat, que está hecho con ajo, pimiento, berenjena y mojama. En cualquier caso, estas dos tapas valencianas son dos platos muy arraigados a la gastronomía mediterránea, perfectos para disfrutar con amigos y que prepararás en un abrir y cerrar de ojos.

Estas tapas valencianas se comen frías y son muy ligeras, lo que las convierte en tapas originales y fáciles para tomar de aperitivo en cualquier momento. Acompáñalas de una buena coca con sal para disfrutar de un aperitivo de matrícula de honor.

Si se te ha hecho la boca agua con estas tradicionales tapas valencianas, no dejes de visitar las recetas del Blog de Choví, donde encontrarás recetas con el auténtico sabor del mediterráneo.

Add to Favourites