Los platos más típicos de la cocina española - El Blog de Choví
BgMenu

Los platos más típicos de la cocina española

La gastronomía española es una de las más variadas y deliciosas de todo el mundo. Combinando todo tipo de ingredientes de origen vegetal y animal, y aderezado con el mejor aceite de oliva virgen extra, hay platos de la cocina española que se han ganado su fama por derecho propio. Gracias a la localización privilegiada

Compartir

La gastronomía española es una de las más variadas y deliciosas de todo el mundo. Combinando todo tipo de ingredientes de origen vegetal y animal, y aderezado con el mejor aceite de oliva virgen extra, hay platos de la cocina española que se han ganado su fama por derecho propio.

Gracias a la localización privilegiada que tiene España, el clima y el saber hacer de sus agricultores y ganaderos, en este país disponemos de la mejor materia prima que aporta a nuestros platos tradicionales un sabor y características únicas.

¿Quieres conocer cuáles son los platos más típicos de nuestra gastronomía conocidos a nivel mundial? ¡Te sorprenderá!

¿Cuáles son las características de la gastronomía española?

Antes de empezar con nuestro menú español, cabe destacar el motivo por el que la cocina española es tan particular. Con una base formada por los alimentos típicos de la región mediterránea, y sumándole la influencia de las muchas culturas que han pasado por la Península Ibérica a lo largo de la historia, tenemos la combinación perfecta para unos platos sin igual.

La gastronomía española, tal y como la conocemos hoy en día está influenciada por la cultura romana, por las especias y sabores árabes, y por los productos traídos directamente por los colonos americanos, que rápidamente se adaptaron a los platos actuales.

En cada zona de España hay unos platos típicos que mezclan ingredientes muy variados. Algunos de los más famosos dentro y fuera de nuestras fronteras son los siguientes.

Platos típicos de la cocina española

1. Tortilla de patatas

Conocida fuera de nuestro país como ‘tortilla española’, este sencillo plato que mezcla simplemente patata frita con huevo batido y, según las preferencias del cocinero, cebolla, es un acierto seguro.

Se trata de una elaboración que data del siglo XVI, y aunque su verdadero origen es incierto, la procedencia podría venir de las mezclas que hacían los aztecas con huevo y patata, introduciéndose en Europa como novedad a través de los colonos españoles.

2. Gazpacho

El gazpacho andaluz es otro de los paltos de la cocina española más fáciles de elaborar. Una sopa fría que mezcla los ingredientes típicos de la huerta, en el que el tomate y el pimiento son los protagonistas.

Este plato típico del sur de España tiene una versión propia de Córdoba que añade pan para darle una textura más densa, como es el salmorejo. En Castilla la Mancha cocinan los ingredientes de otra forma, haciendo el pisto manchego, para tomar caliente como una guarnición ligera y saludable.

3. Paella

La paella es el plato más internacional. Mezcla de arroz con verduras y carne, pescados o marisco, esta receta se remonta más allá del siglo XV en la zona de Valencia. Su nombre, en realidad proviene del recipiente en el que se cocina, llamado paella.

En su receta original, el arroz valenciano lleva carne de conejo y de pollo. Otras variedades puede ser con pescado, marisco, y sustituyendo el arroz por pasta como en el caso de la fideuá de Gandía. De manera tradicional, los arroces y fideuá valencianos se acompañan de una deliciosa salsa allioli.

4. Pulpo a la gallega

Un país rodeado de mar y océano como es España no podía dejar de tener platos de pescado y marisco entre sus recetas más típicas. Uno de los más deliciosos es el pulpo a feira, un plato muy sencillo, muestra de la calidad de la materia prima de nuestros mares.

Servido sobre una tabla de madera con cachelos, sal, pimentón y un poco de aceite de oliva virgen extra, este pulpo cocinado en una olla con agua hirviendo es la más deliciosa de todo el mundo. ¿Lo has probado?

5. Cocido madrileño

Además de la riqueza en variedades de hortalizas y pescado propios de la gastronomía española, uno de los alimentos básicos de la dieta mediterránea son las legumbres. El cocido madrileño es un caldo que mezcla carne, verduras y garbanzos, así como el mayor atractivo de la capital española.

Aunque era un plato consumido por las clases más bajas de la sociedad hace algunos siglos, hoy en día es un puchero delicioso que ha dado lugar a infinidad de variaciones. Tomar el cocido madrileño requiere un ritual de lo más completo, tomando por separado las diferentes partes que lo componen, y así disfrutar mejor de cada uno de sus sabores.

6. Fabada

Tanto o más famoso que el caldo madrileño es el potaje de judías típico del norte de España. La fabada asturiana es un guiso de judías con chorizo, morcilla, oreja de cerdo y tocino, rico en sabor y muy valorado por los mejores chefs.

Para algunos resulta un plato un tanto pesado, pero precisamente su función es la de aportar gran cantidad de calorías. Servido bien caliente, este potaje sienta fenomenal en invierno, para combatir el frío del norte y disfrutar de su materia prima.

7. Croquetas

¿Qué sería de nuestro país sin sus tapas y pinchos tradicionales de la cocina española? Cuando pensamos en estos platos que se toman como pequeñas raciones o aperitivos, uno de los primeros que se nos viene siempre a la cabeza son las croquetas.

Esta fritura consiste en una bolita de bechamel rellena con diferentes ingredientes y empanada para conseguir un bocado crujiente por fuera y muy cremoso por dentro. Las más comunes son las de jamón, aunque también está deliciosas las croquetas de pollo con la carne del cocido, de gambas, mariscos, setas, y otras muchas variedades.

8. Churros

Los postres son una parte muy importante de la cocina española. El arroz con leche, el pudin de pan, la tarta de Santiago, la crema catalana, las torrijas, las ensaimadas, son solo algunos de los muchos ejemplos de platos dulces. Pero sin duda, el dulce más clásico e internacional son los churros. ¡Acompañados con chocolate caliente están deliciosos!

Consiste en una masa frita que se rocía con azúcar en polvo y se toma bien caliente. Para el desayuno o la merienda están deliciosos. Es el desayuno español por excelencia, en cualquier punto del país y sin importar la época del año.

Además de estos platos de la cocina española, hay otros muchos característicos que enriquecen nuestra extensa gastronomía. ¿Cuáles añadirías tú?