FOLLOW US |

Sweet potato stuffed with spinach and chickpeas with Choví garlic mayonnaise

2

INGREDIENTES

1 boniato grande|150 g de garbanzos cocidos (peso escurrido)|2 ajos finamente picados|2 cdas. de salsa de tomate|200 g de espinacas|Ajonesa Choví al gusto|Sal y pimienta molida al gusto|Semillas de sésamo para decorar|½ cda. de vinagre|½ cdta. de comino molido|½ cdta. de pimentón

1Boniato grande
2Ajos finamente picados
2 cucharadasSalsa de tomate
1/2 cucharadaComino molido
1/2 cucharadaVinegar
Al gustoSal y pimienta molida
200 grEspinacas
150 gr (peso escurrido)Garbanzos cocidos
Al gustoAjonesa Choví
Al gusto (para decorar)Semillas de sésamo
1/2 cucharadaPimentón

Step by step

Conocido también como batata, patata dulce o camote, el boniato es una hortaliza típica del otoño que ofrece infinidad de opciones en la cocina. Rico en nutrientes y sobre todo en sabor, aporta un añadido extra a tus platos preferidos con una elaboración muy sencilla.

Si tú también eres amante del boniato, esta original receta se convertirá en una de tus favoritas para sacarle más partido a la hora de cocinarlo. Aprende a hacer un delicioso boniato relleno de espinacas y garbanzos, para acompañar con el auténtico sabor de la Ajonesa Choví y darle un toque aún más mediterráneo.

¿Boniato y batata son lo mismo?

Este tubérculo de color anaranjado recibe muchos nombres diferentes según la zona geográfica dónde nos encontremos. Originario de América, el boniato llegó a Europa a través de Cristóbal Colón, conocido en un principio por el nombre de ‘batata’.

Concretamente en España, las palabras boniato y batata se utilizan indistintamente para llamar a la misma hortaliza. Sin embargo, esto no ocurre en todas las regiones del país, dónde según el color se suele designar con uno u otro de estos términos.

La variedad más blanca se conoce como boniato en algunas zonas de España. La batata en cambio presenta una coloración más anaranjada en su interior, con la piel más oscura, siendo la más común y más consumida en nuestro país.

Sea cuál sea el nombre que reciban, tanto el boniato como la batata están igualmente deliciosas, con un alto contenido en minerales y vitaminas, entre los que destaca la provitamina A o betacaroteno responsable de su característico color anaranjado.

Usos del boniato en la cocina

El boniato se parece ligeramente a la patata, ya que ambos son tubérculos que se desarrollan bajo tierra. Pero su composición no es la misma, ya que el boniato presenta menos agua que la patata, y tiene un mayor contenido en almidón, responsable de su sabor más dulce.

Esta deliciosa hortaliza se puede cocinar al horno, cociéndola al vapor, en un guiso, friéndola, o simplemente cocinándola en pocos minutos en el microondas. Es una alternativa a la patata, con un sabor diferente también cuando se fríe. Su creciendo popularidad en la cocina de todo el mundo lo ha convertido en uno de los aperitivos y guarniciones más saludables, según el método de cocinado empleado.

Al igual que las patatas, el boniato también se puede hacer relleno. Son muchas las recetas que acompañan este tubérculo con carne, pescado, huevo, y también opciones vegetarianas como la que te proponemos en esta receta de boniato relleno de espinacas y garbanzos.

Si quieres darle un toque de sabor más mediterráneo, la mejor salsa para acompañarlo es la Ajonesa Choví. Con un suave punto de ajo, y la jugosidad que aporta esta salsa tradicional, podrás disfrutar de la mejor selección de productos de temporada en tu cocina. ¡Anímate a hacerlo en casa!

compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp