Salsas para carnes, el aliño perfecto para tus platos con carne | Choví
BgMenu
salsas para carnes

Salsas para carnes

Nuestras salsas para carnes son perfectas para acompañar tus platos con carne como aliño por su textura, cremosidad y calidad para los paladares más exigentes ¡Pruébalas ya!

¿Por qué elegir las salsas para carnes de Choví?

Salsas para carnes
A la hora de escoger una salsa para aderezar una receta de carne, es necesario conocer tanto el tipo de carne como el tipo de guarnición que vamos a emplear en la recetas. No todas las carnes cuentan con la misma textura ni sabor. Si además variamos la forma de preparación (guisada, a la parrilla, a la plancha, frita…), la textura y el sabor pueden variar más incluso. Son precisamente estos factores los que nos van a ayudar a decantarnos por una salsa o por otra. Por ejemplo, la carne de ave suele tener menos sabor, por lo que será apropiado emplear aquellas con un sabor más intenso, sabroso y aromático. En el caso de carnes de vacuno, es buena idea emplear salsas ligeras que no enmascaren el sabor de la carne. Como véis, hay multitud de posibilidades.

VARIEDADES DE SALSAS PARA CARNES

 

Icono salsas solomillo

Salsas para el solomillo

Entre las diversas salsas para solomillo podemos encontrar opciones tan dispares como interesantes. Ya sea solomillo de cerdo, solomillo de pavo e incluso de ternera, las siguientes salsas son una apuesta segura y deliciosa para todos los públicos.

  • Salsa Pedro Ximénez. Se trata de una salsa con sabor dulce y aromático, gracias a que está elaborada con vino Pedro Ximénez y pasas. Su sabor dulce combina a la perfección con el toque salado del solomillo, intensificando sus matices.
  • Salsa de almendras. Esta salsa cuenta con un toque suave y cremoso. Se elabora con almendras, caldo de carne, un toque de vino blanco, cebolla y ajo. Ingredientes que propician un toque dulce y que acompaña el sabor de las almendras. Todo un acierto para regar tus solomillos.
  • Salsa de queso cabrales. Una salsa cremosa y con un sabor intenso gracias al uso del queso cabrales, cuyo contenido graso y sabor particular, que junto a la pimienta blanca confieren a esta salsa el sabor idóneo para acompañar cualquier tipo de carne.
  • Salsa de pimienta. Sabor suave, aromático y ligeramente picante, así es la salsa a la pimienta. Se elabora con mantequilla, nata, caldo de carne, pimienta molida y en grano. Es una de las más populares para acompañar al solomillo.
  • Salsa verde. Una salsa aromática y que da un toque fresco a los solomillos gracias a los ingredientes base de su receta: ajo, aceite de oliva virgen extra y perejil. Además, se trata de un aderezo polivalente, pues también puede usarse en lomos de pescado y mariscos. La diferencia estriba en el caldo empleado para su elaboración: caldo de pollo cuando vayamos a acompañar la carne o fumet cuando vaya destinada a pescados.

 

Icono salsas para ternera

Salsas para la ternera

A la hora de elegir una salsa para aderezar la carne de vacuno es importante elegir aquellas que ofrecen un contrapunto al particular sabor de las carnes rojas. Siempre son buena opción aquellas con un sutil toque dulce y cremosa textura, para armonizar con el punto de sal y textura de este tipo de carnes.

  • Salsa al vino blanco. Se trata de una salsa aromática y suave, gracias al vino blanco, al ajo y al sabor dulce que le aporta la cebolla. El uso de nata y aceite de oliva culminan en una textura cremosa que la hace perfecta para aderezar la carne de ternera.
  • Salsa de champiñones. Es otra de las más suaves y cremosas. El particular aroma del champiñón, acompañado de vino blanco, cebolla y ajo, hacen que al igual que la salsa al vino, se torne cremosa y suave. La pimienta y el perejil picado, confieren a la ternera un sabor delicioso.
  • Salsa romesco. Con un marcado sabor mediterráneo, la salsa romesco se apoya en el tomate maduro, el pimiento (ñoras, pimentón dulce y guindillas), el ajo y los frutos secos como la almendra y la avellana. Es una salsa con carácter, rica en matices y que envuelve la carne en un contraste de sabores.
  • Salsa de frutos rojos. En esta mezcla los protagonistas son los frutos rojos y el vino de Oporto. Junto a la cebolla y un toque de azúcar, presenta un sabor dulzón en combinación con la acidez de los frutos rojos. Un contraste interesante para combinar con ternera y otras carnes rojas.
  • Salsa de queso azul. Al igual que la mayoría de salsas que emplean queso en su receta, esta se antoja cremosa. En ella resalta el característico sabor del queso azul, intenso y sabroso. Un ligero toque de Brandy hacen que su sabor se intensifique y envuelva de aromas tus platos de carne.

 

Icono salsas para el pollo y pavo

Salsas para el pollo y pavo

Las carnes de ave resultan suaves y con sabores poco marcados. Poco tienen que ver con otras carnes, como las carnes rojas o de cerdo. Además, su textura depende mucho del tipo de elaboración que llevemos a cabo, aunque por lo general, se corre el riesgo de que estas puedan quedar resecas. Por ello, a la hora de escoger una salsa para carnes de ave,, conviene hacerlo pensando en enfatizar sabores y darle un toque jugoso.

  • Salsa de naranja. Una salsa de cítricos que combina el jugo ácido de la naranja y el dulce de la miel. Junto a un toque de vinagre y un poco de harina de maíz, esta consigue un intenso sabor a naranja, con un punto de acidez y dulzor. Ideal para combinar con carnes de ave como el pollo o el pavo.
  • Salsa de manzana. En esta salsa se encuentran el sabor de la manzana, el vino de Jerez y la cebolla, que consiguen una conjunción perfecta de sabores dulces y ácidos. Gracias a la nata y el aceite de oliva, consigue una textura fina y cremosa.
  • Salsa de ciruelas. Ciruelas pasas, vino tinto, vino de Oporto y vinagre balsámico dan aroma y sabor a esta salsa, que cuenta con un sabor dulce y un fondo salado. Ideal para otorgar un punto jugoso y suavidad a la carne de ave.
  • Salsa agridulce. No podemos olvidarnos de este clásico de la gastronomía china y que tan bien acompaña a todo tipo de carnes y pescados. El sabor agridulce da un toque aromático y de contraste, gracias al tomate, especias, chile, azúcar y vinagre que forman parte de sus ingredientes.
  • Salsa miel y mostaza. Simple y efectiva, así es la salsa miel y mostaza. Ideal para dar un toque cremoso gracias a sus ingredientes: mayonesa, mostaza de Dijon y miel. El contraste ácido de la mostaza y dulce de la miel, hacen de la carne de ave un grato bocado.

 

Salsas para las albóndigas

Las albóndigas se elaboran con multitud de ingredientes como el pescado, el pan o la carne, pero sin duda, las albóndigas de carne son la estrella de muchos guisos y recetas. No hay nada mejor que una buena salsa para darle a las albóndigas un sabor espectacular.

  • Salsas de tomate. Todo un clásico de la cocina por su gran polivalencia. Dentro de estas encontramos las aromáticas salsas napolitana y boloñesa. Cualquiera de ellas supone un gran acierto para regar nuestras albóndigas.
  • Salsa de calabaza. Calabaza, puerro, leche y nata, hacen de esta salsa una delicia por su cremosidad y sabor suave. Junto a especias como el clavo de olor o el jengibre, consigue un toque aromático y delicioso.
  • Salsa de ostras. Destaca por un característico sabor a mar gracias a las ostras que se emplean para su elaboración. Junto a otros ingredientes como el azúcar o la salsa de soja, consigue un toque salado y un sabor envolvente para tus platos. Es ideal para contrastar tus albóndigas de carne con el sabor de las ostras. Por supuesto, también funciona a la perfección en pescados y guisos.
  • Salsa Paprika. El sabor intenso del pimentón y un toque picante de cayenas y pimientas son los protagonistas de esta salsa. Su textura es ligera gracias a la nata y el aceite de oliva. Es ideal para dotar nuestras carnes y albóndigas de un toque picante y aromático.
  • Salsa barbacoa. Esta salsa es una de las clásicas en el mundo de las carnes.. Da un sabor excepcional a las albóndigas gracias a su aromático sabor, que aúna el salado y el dulce a la perfección. Sin duda es una salsa indispensable para potenciar el sabor de cualquier carne.