Propiedades del huevo: ¿es verdad que aumenta el colesterol?
BgMenu

Propiedades del huevo: ¿es verdad que aumenta el colesterol?

Efectivamente el huevo contiene una cantidad considerable de colesterol, aunque no tenemos que dejarnos engañar por este hecho. Nosotros te lo contamos aquí

Compartir

Existe una creencia arraigada entorno al huevo y su efecto perjudicial para la salud por su alto contenido en colesterol. ¿Pero qué hay de cierto en esta afirmación?

Efectivamente el huevo, entre sus propiedades nutricionales, incluye una cantidad considerable de colesterol: un huevo de tamaño mediano posee aproximadamente 200mg. Pero no hay que dejarse engañar: pese a que parece un dato preocupante a simple vista, poco tiene que ver con el aumento de colesterol en la sangre.

La evidencia científica actual constata que, el principal responsable del aumento de los niveles de colesterol en sangre no es precisamente el colesterol que adquirimos a través de los alimentos, sino la grasa. Y no todos los tipos de grasa, sino dos en particular: la grasa saturada y la grasa parcialmente hidrogenada, también llamada trans o cis.

La grasa saturada procede de alimentos de origen animal o de origen vegetal,  como por ejemplo del coco o de la palma. La grasa trans, por otro lado, se emplea habitualmente para la elaboración de productos fritos industrialmente y en productos precocinados.

Las propiedades del huevo: ¿qué tipo de grasas tiene?

Pues aunque la mayor parte de los alimentos ricos en colesterol suelen ser también ricos en grasas saturadas, el huevo es la excepción.

En concreto su yema contiene unos 5 gramos de grasa y está compuesta principalmente por grasas poliinsaturadas, en mayor proporción que las saturadas. Además, también contiene unas sustancias llamadas fosfolípidos que limitan la absorción de buena parte del colesterol, lo cual nos lleva a pensar que el consumo de huevos no es el causante del riesgo cardiovascular.

¿Y qué más nos aporta el huevo?

Los huevos, en realidad, son muy nutritivos. No sólo se trata de grasa en la yema. De hecho, contienen una amplia gama de nutrientes beneficiosos para la salud.

Una de las características más relevantes es la alta calidad de sus proteínas. La clara del huevo, en concreto, contiene lo que se conoce como proteína de alto valor biológico. Cuanto mayor es el valor de esta proteína, mejor se absorbe y es utilizada para la reconstrucción de tejidos de nuestro organismo.

Asimismo, el huevo contiene vitaminas y minerales esenciales, tales como fósforo, hierro, cinc, vitaminas A, E, ácido fólico, B2, B12 y D. Cabe destacar la cantidad de carotenos presentes en la yema, que poseen acción antioxidante.

Como os detallamos, los huevos presentan numerosas propiedades nutricionales interesantes y consumirlos no parece producir elevaciones peligrosas en los niveles de colesterol en humanos, con lo cual este alimento no es tan perjudicial como se pensaba. Sin embargo, no debe interpretarse su calidad nutricional como “cuanto más huevo coma, mejor”, ya que una alimentación saludable no se mide por la frecuencia de consumo de un solo alimento, sino por la dieta en su conjunto.

En resumen, podemos comer huevos sin riesgo a aumentar nuestro colesterol, aunque lo ideal es acompañarlo de verduras u hortalizas y siempre en el marco de una dieta variada y saludable como marca el patrón de nuestra dieta mediterránea.

¿Has visto cuántas ventajas nos aporta el huevo? ¡No te olvides de incluirlo en tu dieta!