Propiedades del ajo: los beneficios para nuestra salud
BgMenu

Propiedades del ajo: los beneficios para nuestra salud

El ajo está considerado como uno de los alimentos con muchísimos beneficios para nuestra salud, ya que es una planta rica en minerales y vitaminas.

Compartir

El ajo es una planta rica en minerales y vitaminas, de sabor intenso y usado ampliamente como condimento de comidas dentro del marco de la gastronomía típicamente mediterránea.

Desde tiempos remotos se le ha clasificado como un alimento con muchísimos beneficios para nuestra salud, los cuales están asociados a su contenido en principios activos.

Todas las propiedades del ajo

Entre ellos encontramos los compuestos de azufre, a los cuales se les atribuye la capacidad de hacer disminuir la producción de colesterol en el organismo, así como la de triglicéridos y ácidos grasos. De esta forma, se mejoran los niveles de estos lípidos en la sangre, cosa que veríamos reflejada en una analítica. Cabe decir que la investigación al respecto es contradictoria, con lo cual no podemos todavía concluir que esta propiedad sea fehaciente.

Para lo que sí parecen haber bastantes indicios es en relación a su capacidad anticancerígena. Las investigaciones al respecto sugieren que la ingesta del principio azufrado aliína reduciría el riesgo de desarrollar cánceres como el de colon, recto o estómago.

También se le atribuye esta propiedad a la quercitina, un flavonoide. Los mecanismos anticancerígenos propuestos por esta sustancia son diversos, aunque hoy día se necesitarían estudios con muestras más grandes para desarrollar conclusiones entorno a la ingesta de flavonoides y sus efectos. Asimismo, son necesarios estudios para determinar cómo las dietas ricas en flavonoides pueden influir en la prevención del cáncer.

Otro principio activo, el ajoeno, parece contribuir a mejorar la densidad de la sangre y prevendría la formación de trombos, que son los coágulos de sangre que se pueden formar en el interior de vasos sanguíneos, como una arteria o una vena. Junto con la aliína, que parece aumentar el calibre de estos vasos, se reduciría la presión sanguínea y favorecería la circulación, lo cual puede resultar de interés para aquellos que tengáis la tensión alta.

Por otra parte, el ajoeno parece ser eficaz contra varios tipos de patógenos, tales como bacterias y hongos. Sobre todo, destaca su efectividad con los hongos que producen pie de atleta y la tiña.

Además de estas propiedades, el ajo contiene características antioxidantes y favorece el mantenimiento de nuestro sistema inmunitario.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que estas propiedades son más acentuadas en el caso del ajo crudo, ya que muchos de los componentes beneficiosos del ajo son sensibles al calor y pierden su actividad al ser cocinados. Por este motivo es recomendable consumir el ajo en crudo, por ejemplo, en ensaladas o triturado en gazpachos y salsas como en el alioli o ajonesa (mayonesa con ajo), o incluso frotado sobre el pan, aunque si quieres recetas con alioli o con ajonesa, aquí tienes unas pocas

Ahora ya lo sabes: ¡aunque te pique, ajos come!