Descubre el aceite de girasol
BgMenu

Descubre el aceite de girasol

El aceite de girasol es un tipo de grasa líquida a temperatura ambiente que proviene de las pipas de los girasoles. Su consumo ha aumentado últimamente.

Compartir

Aunque el aceite de oliva sigue siendo con diferencia el aceite más consumido en España, el consumo de aceite de girasol ha incrementado a lo largo de los años, situándose en un merecido segundo puesto.

El aceite de girasol es un tipo de grasa líquida a temperatura ambiente que proviene de las pipas de los girasoles, cuyo cultivo se inició en nuestro país hacia el año 1964, en la zona occidental de Andalucía. En la actualidad, se ha convertido en el aceite de semillas más utilizado en España y en Europa, destacando su consumo en Galicia, Castilla y León y Cantabria, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

A esta variedad, en alguna ocasión, se la ha considerado como poco sana, pero la verdad es que es un aceite rico en grasas cardiosaludables.

¿Qué beneficios nos aporta el aceite de girasol?

En primer lugar, como aceite que es, posee propiedades imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo, como es el transporte de ciertos tipos de vitaminas llamadas liposolubles, porque se disuelven en grasas (también conocidas como lípidos). Por tanto, las vitaminas A, E, D y K no podrían viajar a través de nuestro cuerpo sin la ayuda de esta grasa.

En especial, el aceite de girasol está constituido por grasa en un 99,9 % y en su composición destacan los ácidos grasos poliinsaturados con más de un 60 % de ácido linoleico, que mayormente conoceréis como omega 6. Estos ácidos grasos tienen la consideración de ser esenciales, lo que significa que nuestro organismo no los puede fabricar y es necesario proporcionárselos a través de los alimentos.

Además, contiene un 20% de ácido oleico, también denominado omega 9, un ácido graso monoinsaturado al que se le otorga un papel importante en el mantenimiento normal de los niveles de colesterol.

Por otra parte al aceite de girasol se caracteriza por un bajo contenido en grasas saturadas, propiedad ideal para la prevención de las enfermedades del corazón, si tomamos en consideración también que tanto el omega 6 como el omega 9 colaboran conjuntamente regulando los niveles de colesterol total y triglicéridos, y aumentando el conocido como colesterol bueno o HDL.

De igual forma cabe destacar el elevado contenido en vitamina E, un antioxidante natural presente en gran cantidad en el aceite de girasol, que contribuye a la protección de las células contra el estrés oxidativo, lo que nos ayuda a mantener el buen estado de salud de nuestro organismo. ¿Sabías que el contenido en vitamina E en el aceite de girasol es superior al del aceite de oliva?

Otra sustancia que también nos aporta beneficios son los fitoesteroles, que tienen la propiedad de competir con el colesterol en su absorción en el intestino.

¿Cuál es la mejor manera de consumir el aceite de girasol?

En último lugar, indicaros que es muy común que el aceite de girasol se utilice únicamente para cocinar, especialmente para freír. Por el contrario, os recomendamos consumirlo en crudo como aliño o en salsas como, por ejemplo, la mayonesa o allioli, siendo esta la mejor manera de conservar todos los beneficios que os hemos hecho llegar a través de este artículo.

Por todo ello, ¡disfrutad de las bondades del aceite de girasol!