Cuidar la piel en verano es fundamental para tu salud
BgMenu

Cuidar la piel en verano con una correcta alimentación

Durante el invierno protegemos nuestra piel del frío con capas de ropa. ¿Y en verano, con que la protegéis? Hoy en día, todos sabemos que tomar el sol de manera responsable tiene grandes beneficios para nuestra salud. Ejemplo de ello, es la función esencial que desempeñan las radiaciones ultravioletas en la producción de vitamina D.

Compartir

Durante el invierno protegemos nuestra piel del frío con capas de ropa. ¿Y en verano, con que la protegéis?

Hoy en día, todos sabemos que tomar el sol de manera responsable tiene grandes beneficios para nuestra salud. Ejemplo de ello, es la función esencial que desempeñan las radiaciones ultravioletas en la producción de vitamina D.

Pero ya son varios los años en los que la Organización Mundial de la Salud advierte de los peligros de una exposición intensa al sol sin precaución, por lo que es muy importante cuidar tu piel en verano. Ejemplo de los efectos negativos son las quemaduras, manchas y lesiones cutáneas o el envejecimiento prematuro de la piel, entre otras afecciones.

¿Qué podemos hacer, entonces, para cuidar la piel para el verano y aprovechar los beneficios del sol? La alimentación es uno de los factores más importante para el cuidado adecuado y la conservación en buen estado de la piel.

Nutrientes para cuidar la piel en verano

Uno de los nutrientes más importantes para cuidar la piel en verano y tenerla bien nutrida son las vitaminas:

  • Las vitaminas del grupo B, características de los vegetales de hoja verde, los cereales, los huevos, los productos lácteos o las legumbres.
  • La vitamina A o retinol, presente en los lácteos, pescado azul y huevos. Y la provitamina A o más conocida como betacarotenos. Son muy ricos en estos pigmentos la zanahoria, la papaya, el albaricoque, las espinacas, las acelgas, la albahaca, los pimientos, los melocotones, las cerezas, la sandía y los tomates, en general aquellos vegetales que presentan colores amarillos, naranjas y rosáceos.
  • La vitamina C, presente en los cítricos, las fresas, el kiwi y los frutos rojos. Y también en las verduras que comamos crudas o con cocciones cortas como el brócoli, las espinacas, las coles de Bruselas o el pimiento rojo.
  • La vitamina E o tocoferol, característica del aceite de oliva y de girasol, o de los frutos secos como las nueces, las avellanas o las almendras.

Además de estas vitaminas, algunos minerales también resultan fundamentales, como el selenio presente en gran cantidad en las nueces del Brasil, pipas de calabaza, lentejas, judías y en la avena, o el zinc que se encuentra en el cacao, ternera, ostras, cacahuetes, pipas de calabaza, semillas de sésamo, espinacas y en las setas.

Por otra parte, las proteínas también serán importantes por la función que desempeñan de formación y reparación de los tejidos como la piel, las cuales abundan en la carne, pescado, huevos y legumbres.

Asimismo, para evitar la sequedad, los ácidos grasos esenciales presentes en el pescado azul, los frutos secos, el aguacate, los huevos y las semillas de lino son de gran ayuda. Por último, pero no por ello menos importante, también es fundamental mantener la piel correctamente hidratada, bebiendo unos 8 vasos de agua al día.

Recetas para cuidar tu piel en verano

Os proponemos dos ideas, ricas en estos nutrientes, para que mantengáis la piel en un buen estado de salud.

Batido vegetal, cuyos ingredientes son un vaso de bebida de soja (que se podría sustituir por leche u otra bebida vegetal), 1 puñado de espinacas, 100g de pepino, 200g de papaya, 2 hojas de menta y algún fruto rojo para decorar. ¡Es una idea súper refrescante! Y una opción genial como merienda.

¿Se os ocurre algún plato típico de verano que contenga todos los nutrientes comentados hasta ahora?

¡El gazpacho! Esta receta andaluza, se compone de verduras crudas, ricas en vitamina C y minerales, y aceite de oliva que contiene vitamina E. Si, además,  lo acompañamos con huevo duro rallado, contendrá todos los nutrientes necesarios para preparar y proteger nuestra piel de los rayos del sol.

Ya sabéis cómo cuidar de vuestra piel desde el interior, así que ahora a disfrutar del sol y de la energía que este desprende, ¡sin olvidaros de la crema protectora!

Etiquetas: