Educación: técnicas de comunicación con los más pequeños > Choví
BgMenu

Educación: técnicas de comunicación con los más pequeños

Cuando los niños y niñas comienzan a crecer, ponen a prueba el control que ejercen los padres y madres sobre ellos en forma de rabietas. Es muy valioso desarrollar técnicas de comunicación con los más pequeños para controlar estas situaciones de la mejor manera posible, tratando de que se convierta en un aprendizaje por ambas

Compartir

Cuando los niños y niñas comienzan a crecer, ponen a prueba el control que ejercen los padres y madres sobre ellos en forma de rabietas. Es muy valioso desarrollar técnicas de comunicación con los más pequeños para controlar estas situaciones de la mejor manera posible, tratando de que se convierta en un aprendizaje por ambas partes siempre desde la comprensión y de manera segura.

Comunicación con los niños

Los niños y niñas tienen una época durante su desarrollo infantil en que adoptan una conducta desafiante hacia sus mayores. Saben que con un “no” a una actividad u orden generará una nueva respuesta. Por parte de las madres y los padres se puede caer en el error de comunicar de forma autoritaria. A veces es costoso, invade el cansancio o la desgana, pero los más pequeños necesitan comprensión ya que se cuestionan el porqué deben realizar ciertas tareas y no hay nada mejor que una buena explicación.

La negociación es un esfuerzo de interacción orientado a generar beneficios. En lugar de acudir al autoritarismo del “¡porque lo digo yo y punto!” existen otras vías más efectivas y mucho más dinámicas y tolerantes enfocadas a la comunicación con los más pequeños.

Ideas para comunicar mejor

Dependerá de cada persona la técnica de comunicación más adecuada a utilizar. Podemos encontrar personas con caracteres diferentes y para cada una de ellas será más apropiada una técnica distinta. La comunicación es el punto clave para una resolución de conflictos efectiva.

Algunas de las ideas para comunicarse con los más pequeños:

Escucha activa. Es importante escuchar siempre y preguntar qué tarea se prefiere realizar. Hay que conocer las preferencias de los niños, aunque sean distintas de las de uno mismo.

Tener claro el objetivo final. Es muy sencillo, por ejemplo: un niño se niega a comer un yogur en la cena. Si el objetivo final es que tome lácteos y sin embargo le encanta la leche. ¿Por qué no optar por el lácteo que prefiere, sin necesidad de entrar en una discusión?

Participación por parte de los pequeños. Viene derivado de la escucha. En un conflicto con puntos de vista distintos una buena idea es pedir que el propio niño sea el que busque soluciones. Un ejemplo: “En la calle hace frío. ¿Qué ropa te puedes poner para ir bien abrigado y no resfriarte?”. Se pone en contraposición el deseo por parte del padre y madre y busca la solución en el menor. Si la respuesta no convence (por ejemplo, que quiera ponerse sandalias) se pueden proponer nuevas posibilidades hasta dar con la adecuada.

Contar cuentos. Esta técnica viene bien a la hora de que los peques vean el conflicto desde un punto de vista externo, pero que en un futuro se puedan aplicar a ellos mismos. A la hora de contar un cuento o una historia, hay que parar en el punto de conflicto y preguntarle cómo lo resolvería (dando múltiples opciones). Incorporar una de las propuestas que más se adecúe en la historia y llegar a una conclusión. De este modo podemos encontrar una vía de escape en un futuro conflicto similar.

Usar marionetas. Similar al cuenta cuentos, pero de manera más visual. Este juego simbólico puede servir de igual manera a la hora de que los niños y niñas vean el conflicto desde fuera sin que se sientan implicados en primera persona. Así podrán ser partícipes de la resolución sin saberlo.

Técnica del sándwich. Esta técnica consiste en tres pasos. Hay una conducta del menor que se quiere cambiar, por lo que se usan elementos positivos, de elogio y refuerzo para combatirlo. Se requiere un tono adecuado y calma, y se ejecutaría de la siguiente forma:

  • Utilizar un elemento positivo o elogio del tipo: “Sabes lo importante que es…”
  • Hacer uso de la conducta a cambiar intentando no dañar su autoestima: “sin embargo, cuando…” y se pide un cambio “me gustaría que”, “te pediría que…”
  • Por último, otro elemento o valoración positivos: “Aunque…”

En el blog de Choví puedes encontrar todo tipo de trucos e ideas para tus hijos e hijas y un montón de recetas. ¡Te esperamos!

Etiquetas: ,