SÍGUENOS |

Qué hacer con una berenjena amarga: trucos de cocina indispensables

Qué hacer con una berenjena amarga: trucos de cocina indispensables

La berenjena es uno de esos alimentos tan ricos y nutritivos como versátiles. Sin embargo, en ocasiones, ofrece un regusto amargo que altera el sabor de los platos.

¿Pero por qué amarga la berenjena?, ¿cómo puedo hacer para que la berenjena no quede amarga?, ¿cuál es la mejor forma para cocinarla y que no quede amarga? La respuesta a estas y otras cuestiones relacionadas con el cocinado de la berenjena, a continuación.

¿Por qué amarga la berenjena?

La respuesta reside en la biología de la planta. Y es que la berenjena contiene una sustancia llamada solanina, un alcaloide natural que puede dar un sabor amargo.

Este compuesto se encuentra en mayor concentración en las berenjenas más maduras o en las que han estado expuestas a la luz solar durante mucho tiempo.

Si bien la solanina contribuye a este sabor amargo, no todos los paladares son sensibles a ella.

Por suerte, si te encuentras con una berenjena particularmente amarga, hay varios métodos para reducir este sabor que exploraremos más adelante en este artículo.

Factores que influyen en que una berenjena sea amarga

El grado de amargor de las berenjenas puede variar por varios factores. Veamos algunos de los más importantes:

  • Variedad de la berenjena: Algunas variedades de berenjenas son más amargas que otras. Las berenjenas blancas y las de piel delgada suelen ser menos amargas que las berenjenas moradas y las de piel gruesa.
  • Madurez de la berenjena: Las berenjenas más maduras tienden a ser más amargas. Esto se debe a que la concentración de solanina aumenta a medida que la berenjena madura.
  • Condiciones de crecimiento: Las berenjenas cultivadas en condiciones de estrés, como la sequía o las altas temperaturas, pueden ser más amargas. Esto se debe a que la planta produce más solanina como mecanismo de defensa.
  • Almacenamiento: Si las berenjenas se almacenan a la luz del sol o a temperaturas muy altas, pueden volverse más amargas.

Teniendo en cuenta estos factores, estarás en condiciones de seleccionar las berenjenas y de almacenarlas de forma que minimices al máximo la posibilidad de encontrar una berenjena amarga al cocinarlas.

Cómo hacer para que la berenjena no quede amarga

Como indicábamos al inicio, existen diversos métodos para contrarrestar este sabor toque y disfrutar de su sabor en todo su esplendor. A continuación te ofrecemos dos técnicas que puedes emplear para reducir el amargor de las berenjenas y disfrutar de su mejor versión:

Método de sal y drenaje

El método de sal y drenaje es una de las técnicas más conocidas para acabar con las berenjenas amargas. La sal extrae la solanina, la sustancia que causa el amargor. Aquí te explicamos cómo hacerlo:

  1. Corta la berenjena en rodajas o en cubos, según prefieras.
  2. Espolvorea las piezas con sal, asegurándote de que todas las partes de la berenjena estén cubiertas.
  3. Deja reposar las berenjenas durante al menos 30 minutos. Con el paso de los minutos verás que la sal extrae el jugo de la berenjena, lo que ayuda a eliminar la solanina.
  4. Una vez que hayas dejado reposar las berenjenas, enjuágalas para quitar la sal y seca las piezas antes de cocinarlas.

Cocinar a alta temperatura

Otra técnica para reducir el amargor de las berenjenas es cocinarlas a alta temperatura. Un método es particularmente útil cuando se asan o se fríen las berenjenas.

Puede funcionarte bien si has pensado preparar unas berenjenas asadas con salsa BBQ y arroz.

Al cocinarlas a altas temperaturas, las berenjenas se caramelizan, lo que puede ayudar a contrarrestar el amargor. Veamos cómo hacerlo:

  1. Precalienta tu horno a una temperatura alta o calienta una sartén a fuego alto.
  2. Antes de cocinar, asegúrate de que las berenjenas estén bien secas. Para ello, pásales delicadamente por encima un paño de cocina limpio o papel de cocina.
  3. Cocina las berenjenas hasta que estén doradas y caramelizadas. Este proceso puede llevar entre 10 y 20 minutos, dependiendo del tamaño de las piezas de berenjena y de la temperatura de cocción.
  4. Cocinar las berenjenas a alta temperatura no solo reduce el amargor, sino que también puede resaltar su sabor y mejorar su textura.

Puedes poner en práctica esta técnica preparando nuestras berenjenas al horno rellenas con la gula del norte.

Cómo cocinar la berenjena para que no quede amarga

Una de las preguntas que más se hacen los amantes de la cocina en relación con el amargor de la berenjena es cómo cocinarla para que esta no deje ese regusto que agua cualquier preparación culinaria.

Si tú también te lo estás preguntando te gustará saber que, siguiendo el método correcto de cocinado en sus diferentes versiones, puedes realzar su sabor natural y disfrutar de su textura única sin ese desagradable toque de amargor.

Asar la berenjena

Asar la berenjena en el horno o en la parrilla puede ayudar a reducir su sabor amargo. El calor alto y directo carameliza los azúcares naturales de la berenjena, lo que puede suavizar y equilibrar cualquier amargor. Asegúrate de cortar la berenjena en rodajas o en cubos y de rociarla con un poco de aceite antes de asarla.

Freír la berenjena

Freír la berenjena en aceite caliente puede realzar su sabor y eliminar cualquier amargor. Sin embargo, la berenjena absorbe mucho aceite, por lo que es importante escurrir bien las piezas después de freírlas.

¿Por qué no preparas unos deliciosos bastones de berenjena y lo compruebas tu mismo?

Hornear la berenjena

Hornear la berenjena también puede ayudar a acabar con ese desagradable sabor amargo. Para ello puedes cortar la berenjena en rodajas, espolvorear con un poco de sal y luego hornearlas a una temperatura alta hasta que estén doradas.

Cocinar la berenjena al vapor

Cocinar la berenjena al vapor es otro método que puede ayudar a reducir su amargor. Este método es especialmente útil si estás buscando una opción de cocción más saludable que te ayude a saber cómo cocinar la berenjena para que no quede amarga.

Recuerda que, independientemente del método de cocción que elijas, es importante preparar la berenjena adecuadamente para reducir su amargor.

La técnica de sal y drenaje que mencionamos anteriormente puede ser especialmente útil antes de cocinar la berenjena.

Con estas técnicas en tu arsenal culinario, podrás disfrutar de la berenjena en una variedad de deliciosas recetas con berenjena sin tener que preocuparte por el amargor.

Para más trucos de cocinado e información sobre el mundo de la cocina y los alimentos, no dudes en darte un paseo por nuestro blog.

Compártelo ahora

Facebook
X
Pinterest
WhatsApp

Qué hacer con una berenjena amarga: trucos de cocina indispensables

Buscar