Introduciendo el pescado azul, ¿qué debes saber? > Choví
BgMenu

Introduciendo el pescado azul, ¿qué debes saber?

El pescado es uno de los alimentos más sanos que existen. No es de extrañar que la dieta mediterránea aconseje su consumo semanal en, al menos, dos raciones, aunque recomienda que se tome hasta cuatro veces a la semana. Y dentro de los pescados, hay que dividirlos en dos clases, atendiendo a sus nutrientes: el

Compartir

El pescado es uno de los alimentos más sanos que existen. No es de extrañar que la dieta mediterránea aconseje su consumo semanal en, al menos, dos raciones, aunque recomienda que se tome hasta cuatro veces a la semana. Y dentro de los pescados, hay que dividirlos en dos clases, atendiendo a sus nutrientes: el pescado blanco y el pescado azul.

El pescado azul, que es el que más nos interesa, tiene un alto valor nutritivo: contiene proteínas de alto valor biológico y más del 5 por ciento de grasas poliinsaturadas, las conocidas como grasas buenas. Son aquellas que necesita el organismo por su alta concentración de ácidos grasos omega-3, unos ácidos que no genera nuestro organismo y que son vitales tanto para las células como para el cerebro.

Además, estas grasas que están presentes en los pescados azules nos sirven para luchar contra el colesterol LDL, el llamado colesterol malo. Consumir periódicamente pescado es muy beneficioso para nuestra salud, pero hacerlo además con pescado azul ayudará a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Pescado azul: los imprescindibles

La lista es larga, pero podemos seleccionar algunos pescados azules que son muy beneficiosos gracias a sus cualidades nutricionales. Además, son algunos de los más consumidos, por lo que no es difícil llevar a la mesa estos alimentos y conseguir que gusten a todos los comensales.

El atún, el bonito, el salmón, la sardina, la anchoa o boquerón, la caballa o el pez espada son algunos de los  mejores pescados azules para nuestro organismo, aunque hay muchos más como la trucha, el arenque, el jurel, etc. La OMS recomienda tomar un mínimo de medio gramo diario de ácidos grasos omega 3, por lo que incorporarlos a nuestra dieta es fundamental: sólo una ración de salmón puede proporcionar tres gramos de omega 3.

Además de sus grasas buenas, los pescados azules son una gran fuente de minerales ya que son ricos en calcio, hierro, potasio o yodo, pero también de vitaminas. Las liposolubles son muy eficaces para la conservación de los huesos; las hidrosolubles como la vitamina B y C refuerzan el sistema nervioso y previenen el envejecimiento; mientras las vitaminas E y A conceden a estos pescados importantes efectos antioxidantes.

Te hemos contado muchas de las ventajas de los pescados azules, pero si no es suficiente porque no te gusta su sabor, te recomendamos las salsas Choví para aderezar estos platos: seguro que la ajonesa, el alioli o la salsa brava le sientan estupendamente para que los disfrutes en todo su esplendor.