Ideas de comida para llevar a la oficina
BgMenu

Ideas de comida para llevar a la oficina

Volvemos a nuestras rutina y es el momento de volver a los tuppers y a la comida para llevar así que toma nota de nuestros platos originales.

Compartir

Empieza el curso y volvemos a nuestras rutinas habituales de trabajo, gimnasio, estudios y familia. También el momento de volver a los tuppers y a la comida para llevar y claro, algunos, después de un verano llenos de guisos caseros, pueden pensar que esto es un problema. Nada que ver con la realidad: si sabes montártelo bien tu comida para llevar además de ser saludable puede hacer que seas la envidia de la oficina. ¿Quieres algunas ideas para conseguirlo?

Antes de preparar tu comida para llevar tienes que saber…

  • Platos fríos/platos calientes. Es importante que tu comida para llevar a la oficina esté sabrosa aunque la recalentemos. Como esto no siempre es fácil podemos optar por ensaladas o platos fríos a los que añadiremos una salsa o aliño antes de comérnoslos. Así nos quedarán como recién hechos.
  • Facilidad de transporte. El transporte de tu comida para llevar al trabajo tiene que ser cómodo y los posibles derrames han de evitarse al máximo así evitaremos sopas, cremas y guisos con guarnición. Los alimentos “en seco” como tortillas, lasañas o  pasteles dulces y salados tienen todas las papeletas para ganar en un ránking de comida para llevar. Las carnes ahumadas, tipo chuleta de Sajonia, con una guarnición de brotes verdes o unos espárragos, son una buena combinación de comida ligera y consistente.
  • Rapidez y orden. Normalmente tenemos poco tiempo y no podemos hacer un gran despliegue ni mancharnos. Un clásico de la comida para llevar a la oficina es el sándwich. Que sea más o menos ligero depende de tí y siempre puedes darle un toque jugoso añadiendo mayonesa o cualquier otra salsa.

¿Piensas que la comida para llevar es aburrida? ¡Estás equivocado!

Una alimentación variada en tu trabajo también es una forma salir de la rutina. Ensaladas, tortillas, pasteles, carnes, sándwiches…Como ves, las posibilidades son muchas pero por si todavía tienes dudas aquí te damos algunas ideas de comida para llevar a la oficina saludables y originales.

Ensalada de pasta con pollo a la mostaza

Sí, las ensaladas en todas sus variantes son las reinas de la comida para llevar en el trabajo. ¿El truco para no cansarnos de ellas? Hacerlas diferentes y divertidas. Una sugerencia es una ensalda de pasta con pollo a la que daremos un “toque especial” añadiéndole salsa de mostaza y miel. El pollo se hace a la plancha y lo salas o especias a tu gusto, y luego lo añades a la pasta. El color lo ponen unos tomatitos cherry y la coronación final unas lascas de parmesano.

Strudel de verduras

El Strudel es un tipo de pastel asociado a la cocina alemana. El más conocido es el de manzana pero hacer uno de verduras es una buena opción de comida para llevar. Podemos rellenarlo con cebolla, puerro, zanahoria, champiñones o calabacín. Eso sí,  tienes que tener en cuenta los tiempos de cocción de las diferentes verduras para que ninguna quede cruda ni demasiado hecha. La ventaja de este plato es que al día siguiente de hacerlo sigue estando igual de sabroso así que…!manos a la obra!

Pastel de Cabracho

¿Quién ha dicho que el pescado queda eliminado de la comida para llevar al trabajo? Una forma de hacerlo cómodamente es el pastel de cabracho, que también podemos hacer con merluza. Es un plato elaborado pero tiene la ventaja de que se conserva perfectamente varios días en la nevera. Además su transporte es facilísimo, al igual que su “puesta a punto”: sírvelo sobre una tostada de pan y acompáñalo con salsa rosa y seguro que más de uno de tus compañeros te pide probarlo.