Cómo limpiar tu cocina y dejarla impecable
BgMenu

Cómo limpiar tu cocina y dejarla impecable

Una cocina limpia es un punto a favor para tu salud, y es un asunto que va mucho más allá de la estética. ¿Quieres saber cómo conseguir limpiar tu cocina?

Compartir

Una cocina limpia es un punto a favor para tu salud, y es un asunto que va mucho más allá de la estética. Sin embargo, si estás acostumbrado a seguir siempre los mismos pasos en tu limpieza quizás te estés olvidando de algunos buenos hábitos. ¿Quieres saber cómo conseguir limpiar tu cocina y dejarla impecable?

Generalmente, para adecentar la cocina, puede que suelas fregar los platos con un jabón especial para este uso, los dejes secar o los seques con un trapo, pases un paño para limpiar las superficies, y finalmente barras y friegues el suelo. Aparentemente todo queda listo. ¿Qué opináis?

La verdad es que aunque algo parezca que está limpio a tus ojos, puede que no sea así, ya que existen ciertos seres vivos conocidos con el nombre de microorganismos que conviven ampliamente en el suelo, en el agua, en los alimentos, en las personas, en los paños de cocina, en los utensilios, en las tablas que usas para cortar los alimentos y prácticamente en todas partes.

Algunos de ellos son inofensivos, pero otros pueden conllevar a la contaminación de la comida que preparas y traer alguna que otra indigestión, así como otras enfermedades de transmisión alimentaria, por lo que es necesario limpiar la cocina más a fondo. ¡Remángate bien, porque vamos a dejar la cocina como los chorros del oro!

Limpiar la cocina a fondo en ocho pasos

  • Para empezar y aunque parezca obvio, lo primordial es elegir productos sanos y frescos cuando vamos a comprar. Te recomendamos comprobar siempre la fecha de caducidad y calcular el tiempo en el que los vas a consumir, porque de esta forma evitarás que se os echen a perder en tu cocina.
  • Antes de tocar cualquier alimento que vayas a preparar, es imprescindible que te laves bien las manos. Sobre todo, acuérdate de hacerlo después de ir al baño.
  • Una buena medida de prevención es lavar y pelar los alimentos, especialmente aquellos que comerás crudos. ¡Presta especial atención a las frutas y las verduras!
  • Para la elaboración de tus recetas calientes, te aconsejamos cocinar los alimentos completamente, ya que con una correcta cocción conseguirás eliminar casi todos esos microorganismos peligrosos. Controla especialmente aquellos alimentos con gran volumen, como un pollo entero o un gran trozo de carne, que pueden parecer cocinados por fuera, pero quedar partes crudas aún en el interior.
  • Durante la preparación de tus platos, tendrás alimentos listos para comer y algunos crudos por cocinar. Para evitar cualquier posibilidad de contaminación, consérvalos por separado.
  • Una vez la comida esté hecha, te recomendamos taparla debidamente para impedir que entre en contacto con insectos u animales. Lo mejor es que utilices un recipiente hermético, aunque papel film o de aluminio puede servir, si lo colocas correctamente.
  • Para conservarlos, es preciso refrigerarlos lo más pronto posible. Es la mejor manera de neutralizar el crecimiento de los microorganismos. Cuando prepares durante la noche la comida para el día siguiente, acuérdate de ponerla en la nevera.
  • Por último, es importante higienizar cualquier superficie e utensilios que hayan participado en la elaboración de tus platos. Pasar un paño no es suficiente, ¡hay que desinfectar!

Como sugiere la Organización Mundial de la Salud, conocimiento es igual a prevención, con lo cual deseamos que estas ideas os ayuden a partir de ahora. Saber limpiar la cocina y conservar los alimentos es una manera más de cuidar tu salud y la de los tuyos.

¡Evita riesgos y mantén siempre impecable vuestra cocina!

Etiquetas: