Estamos acostumbrados a la auténtica receta de patatas bravas con sus deliciosas salsas. Siendo la patata y el boniato tubérculos, ¿qué tal si invertimos los papeles y preparamos una innovadora y rica receta de bravas de boniato?

Propiedades del boniato

Batata, moniato, boniato, papa dulce… tiene diferentes nombres, pero todos ellos se refieren a un tubérculo de composición nutricional ligeramente distinta a la patata. El boniato contiene almidón, muchos betacarotenos (pro-vitamina A) y potentes propiedades antioxidantes que mejoran la salud cardiovascular, la piel, el hígado, la vista y las mucosas digestivas.

Existen muchas variedades de boniatos, su piel puede ser blanca, roja, naranja o morada, igual que la pulpa. Su sabor es muy dulce y suave. Si la cocción es lenta y larga su dulzor se intensifica.

Propiedades que aporta el boniato:

  • Son reconstituyentes de vitaminas.
  • Aportan energía de forma rápida.
  • Ayudan a regenerar la piel.
  • Trata afecciones cutáneas.
  • Disminuye los síntomas de la gastritis.
  • Mejora la salud cardiovascular.
  • Reduce el colesterol.
  • Protege la vista y previene las cataratas.
  • Mantiene las paredes de los vasos sanguíneos en buen estado.
  • Previene del cáncer colorrectal.
  • Equilibra el aporte de ácido fólico durante el embarazo.

Además, es apto para una dieta saludable siempre que sea consumido con moderación. 100 gramos de boniato aportan 86 calorías al cuerpo. El boniato hervido es una forma correcta en las dietas.

Sin embargo, esta contra indicado para algunas enfermedades, por ejemplo si se padece de gota o piedras en el riñón. Su consumo en personas con diabetes debe ser controlado, ya que el boniato posee pectina, un tipo de fibra que disminuye la absorción de azúcares, así que fluctúa menos el azúcar en sangre.

El boniato en la cocina

El boniato tiene múltiples recetas que circulan por distintos países, principalmente países hispanohablantes. Generalmente el boniato se cocina asado o hervido, pero puede servirse frito, salado o en postres dulces. Por ejemplo, en Chile es frecuente encontrar el boniato en un dulce típico llamado “camotillo”; en México como postre; en República Dominicana es común encontrarlo en la elaboración de helados y en España (concretamente en Canarias) forma parte de varios platos de su gastronomía tradicional, como el puchero y el sancocho (o cazuela) canarios.

El recetario exclusivo de la Ajonesa

La brava, la salsa ideal

La salsa La Brava de Choví tiene el grado de intensidad justo para aportar a todo tipo de comidas un sabor muy especial que a todo el mundo le gusta. Esta salsa carece de conservantes, y está elaborada principalmente con aceite, huevo, ajo, tomate y especias, aportando así una textura cremosa y un sabor intenso con un ligero toque picante.

La salsa brava se utiliza en carnes, pescados, verduras y, cómo no, en las patatas. Es la salsa por excelencia de las patatas bravas, de ahí su nombre, pero también se va a convertir en la nueva salsa por excelencia de nuestras bravas de boniato.

Receta de bravas de boniato

Para esta nueva e innovadora receta también elaboraremos la auténtica y original salsa brava, con el toque picante que quieran los comensales y con la delicadeza que esta salsa requiere. Aunque si no te apetece estar horas en la cocina, utiliza la salsa La Brava de Choví, ¡te lo pone más fácil y el resultado es espectacular!

Ingredientes

  • Boniatos (2 unidades)
  • Cebolla (1 unidad)
  • Dientes de ajo (2 unidades)
  • Tomate triturado natural (1 bote)
  • Cayena (1/2 unidad)
  • Pimentón picante
  • Pimentón dulce
  • Colorante
  • Azúcar
  • Vinagre
  • Aceite
  • Sal

Elaboración

  1. Si la piel es muy fina, se puede dejar y cocinar el boniato con ella. Sin embargo, si es más gruesa, se tendrán que pelar los boniatos.
  2. Posteriormente se cortan los boniatos en pedacitos de 3 a 4cm de lado, de la misma forma que se cortarían unas patatas para una receta como esta.
  3. Repartir los trozos de boniato en una bandeja para el horno, echar un chorro de aceite de oliva, un poco de sal y hornear a 200 grados durante unos 20 minutos (pinchar con un palillo o tenedor para comprobar si están blandos).
  4. Para la salsa: Picar la cebolla y pocharla en trozos grandes junto con el ajo picado en una sartén con un poco de aceite de oliva a fuego muy lento, con cuidado de no quemarlos.
  5. Incorporar la cayena y seguidamente el colorante, el pimentón dulce y el pimentón picante, la cantidad variará dependiendo del gusto que se tenga por el picante.
  6. Después añadir el tomate triturado natural, sazonar y poner un poco de azúcar y dejar cocinar unos 10 minutos.
  7. Una vez frito el tomate, echar un chorrito de vinagre.
  8. Pasar por la batidora toda la mezcla y la salsa estará lista.
  9. Servir los boniatos calientes con una buena capa de la salsa brava.

 Nota: Los boniatos se pueden espolvorear con comino o curry, depende del consumidor.

¿Te atreves a cocinar esta nueva receta de boniato? No te pierdas todas nuestras recetas en el blog de Choví. Seguimos innovando para ofrecer los mejores consejos y las recetas más innovadoras. Síguenos en nuestras redes sociales para no perder detalle. ¡Te esperamos!

Add to Favourites