Si tenéis como mayores aficiones viajar y comer, estáis de suerte. Os proponemos unir ambas cosas en un maravilloso plan de turismo gastronómico por algunos de los rincones más especiales de nuestro país.

¿Listos para empezar el viaje?

 

Una gastronomía única en el mundo

No es extraño que las palabras saber y sabor tengan la misma raíz etimológica: el turismo gastronómico es la mejor manera de conocer e impregnarse de la cultura y la tradición de un lugar.

La situación geográfica, el clima y una larguísima historia llena de mezclas culturales, hacen de nuestro país uno de los más ricos a nivel gastronómico. La gran riqueza y calidad de pescados, mariscos, carnes, productos agrícolas, vinos o aceites que encontramos, hacen que España sea un enclave único para el turismo gastronómico, que cada vez atrae a más viajeros de todo el mundo.

 

Turismo gastronómico: Conoce los rincones más especiales a través de su gastronomía

Si estás pensando en hacer una escapada y disfrutar del turismo gastronómico, estos son algunos de los lugares que no puedes perderte:

 

Aranda de Duero – Burgos

Situada en la provincia de Burgos, Aranda de Duero tiene un encanto especial. Además de lo que se puede ver, Aranda de Duero tiene un gran tesoro escondido: en sus suelos se encuentra una red de bodegas de más de ocho siglos de tradición.

Aranda se ha convertido en un lugar clave para el turismo gastronómico, ya que además de ofrecer la Denominación de Origen Ribera de Duero en sus vinos, en Aranda se encuentra la única Denominación de Origen de Cava de Castilla y León. Para maridar estos fantásticos productos, no puedes perderte la morcilla de Aranda y el lechazo asado, otro de los manjares de la cocina castellanoleonesa.

 

Trujillo – Cáceres

Su paisaje de robles y castaños, su situación privilegiada para la observación de aves y sus históricos edificios, han hecho que Trujillo sea considerado uno de los pueblos más bonitos de España y uno de los que más turismo gastronómico atrae gracias a su producto fundamental: el queso. Con una larga tradición artesanal, en Trujillo se pueden degustar quesos tan importantes como la torta del Casar, los quesos de Ibores o los de La Serena.

Además de este producto,  en Trujillo se pueden degustar excelentes carnes y embutidos únicos en la comunidad extremeña, además de dulces tradicionales, entre los que destacan las tejas y perrunillas realizados por las religiosas del convento de San Pedro, parada obligada en la ruta gastronómica.

Jaca – Huesca

Jaca es un punto de obligada visita para el turismo gastronómico. Esta localidad clave del Pirineo Aragonés alberga una de las primeras catedrales de estilo gótico de nuestro país y uno de los cascos históricos mejor conservados.

Después de disfrutar de su belleza, es obligado probar las mayores delicias de la cocina tradicional aragonesa, donde el cordero, los embutidos y los quesos artesanos conquistan a todo adepto al turismo gastronómico.

Tampoco hay que olvidarse de los bocados más dulces. Las trenzas, los dobladillos y los lazos son algunas de las elaboraciones más tradicionales de Jaca, que cuenta con varios premios nacionales de repostería dentro de sus fronteras.

 

El recetario exclusivo de la Ajonesa

 

Dénia – Alicante

De todos los lugares especiales que se pueden visitar en la Comunidad Valenciana, Denia está en el punto de mira del turismo gastronómico. Elegida Ciudad Creativa de la Gastronomía por la Unesco en 2015, título que sólo ostentan ocho ciudades en todo el mundo, Denia se ha convertido en un punto de referencia para la gastronomía de todo el mundo.

En Denia se combinan los mejores productos del mar, entre los que destaca la autóctona gamba roja, con los productos más tradicionales de la huerta, que convierten platos tan tradicionales como el arroz a banda, las calderetas de pescado o el aspencat en el mayor reclamo para el turismo gastronómico.

 

Pozoblanco – Córdoba

En Pozoblanco se produce uno de los productos más importantes de la cocina mediterránea: el aceite. El principal atractivo para el turismo gastronómico en esta localidad cordobesa es poder observar su extenso paisaje de olivos y visitar sus almazaras, lugares donde se lleva a cabo todo el proceso de producción del aceite.

Tras un buen aceite de oliva, no puedes dejar de probar el delicioso jamón ibérico de bellota y visitar el inigualable marco natural en el que se crían sus cerdos para aprender un poco más de este producto único.

 

Bermeo – Vizcaya

Si hablamos de turismo gastronómico no podemos olvidarnos del País Vasco. Nos detenemos en la costa de Vizcaya para degustar el auténtico sabor de los puertos vascos en Bermeo, uno de los lugares con mayor tradición pesquera.

Tras visitar el precioso casco antiguo de Bermeo y comer un buen pintxo de bonito en el puerto, es el momento de probar su especialidad: el marmitako. Este delicioso guiso hecho con bonito y patata tan tradicional en la cocina vasca, es uno de los mejores que puedes probar en toda la comunidad.

¿Deseando visitar estos rincones? Entra en el blog de Choví y sigue tu ruta de turismo gastronómico con las recetas más populares de nuestra cocina.

Add to Favourites