La magia es un arte que consiste en hacer creíble lo imposible. La magia bien elaborada gusta tanto a niños como a adultos. A los más pequeños les permite conservar esa capacidad de creer que es posible hacer desaparecer objetos o leer las mentes.

Cómo hacer magia para niños

Los niños en general son un público difícil. Es difícil atreverse a mostrar trucos de magia frente a niños, ya que es complicado mantener su atención y que su satisfacción sea la esperada. Pero es cierto que hacer magia con cartas, con pañuelos, monedas o con todo tipo de objetos frente a un público de poca edad forma a un mago en su capacidad de captar la atención y su habilidad manual.

Lo más sencillo y habitual es realizar trucos de poca duración, que sean parte de un juego y usando objetos cotidianos que ellos conozcan. Es importante crear una atmósfera adecuada con música de fondo, provocando la risa de los niños, utilizando palabras mágicas que todos tienen que repetir, etc. Buscar la parte cómica en un truco de magia con niños es el principio del éxito.

Otro de los recursos que más funcionan sobre los niños es el típico mago que falla en sus trucos, y por eso necesita de la ayuda de su público para poder hacer magia. El fin es enganchar a los niños haciéndoles sentir protagonistas del propio truco.

 

Trucos de magia para niños

Es posible que no salgan a la primera, o que las muletillas utilizadas para entretener no sean las adecuadas la primera vez. Es importante practicar el arte de la magia para que toda la actuación sea lo más interesante y entretenida posible.

Adivina el número

Este truco es sencillo, pues es pura matemática. El truco es adivinar el número que el niño tiene en la mente. Lo primero es pedirle al niño que piense en un número del 1 al 10, y a partir de ahí habrá que indicarle que haga ciertas sumas y restas aleatorias a ese número. Una vez se dedica a sumar y restar correctamente, habrá que pedirle que reste el número que había pensado al principio. Lo más importante es que el mago lleve la cuenta para poder adivinar el último número en el que está pensando.

EJEMPLO: El niño piensa en el número X. Una vez lo tenga, tiene que sumar 9, restarle 4, sumarle 2 y restar 1. El número que tendrá en su cabeza será 9-4+2-1+X = 6+X. Por último, hay que pedirle al niño que reste el número inicial, por lo que eliminaremos la X del problema. “El número en el que pensabas es 6”.

 

El globo que no explota

Este truco es muy fácil de realizar y a la vez sigue siendo muy impresionante para los más pequeños. Para ello necesitaremos un globo, cinta adhesiva y algún objeto punzante como una aguja, un pincho o un alfiler.

Con ayuda de los adultos, cada niño o niña inflará un globo y tendrá un objeto punzante (por eso se necesita la supervisión de un adulto). Al preguntar qué sucede cuando se pincha un globo (a lo que todos responderán que explotará), todos lo realizarán y pasará exactamente lo que vaticinaron. Pero al comprobarlo el mago, el objeto punzante pasará por la cinta adhesiva que previamente habrá preparado, con lo que el globo no se explotará y los niños quedarán maravillados.

 

La moneda desaparecida

Para este truco hace falta una moneda, un pañuelo y que el mago use una prenda con un bolsillo en el pecho. Consiste en sostener con una mano la moneda, de manera visible, y con la otra el pañuelo. El pañuelo se pasa varias veces sobre la moneda realizando movimientos desde adelante hacia atrás. El niño puede ver cómo, tras pasar el pañuelo, la moneda sigue estando allí hasta que, después de una pasada, desaparece.

El truco está en coger la moneda con la mano con la que se sostiene el pañuelo y, al llevar esa mano hacia atrás, soltando la moneda en el bolsillo del pecho de la prenda que el mago esté usando. Así puede luego desplegarse el pañuelo y mostrar ambas manos, y la moneda habrá desaparecido.

 

Trucos de magia con cartas

Para realizar trucos de magia con cartas hay que ser muy habilidoso con las manos y jugar con las cartas sin que el espectador se entere. Por suerte para nosotros, realizar un truco de magia con cartas para niños es mucho más fácil. Por eso traemos el truco definitivo con el que sorprender a los más pequeños.

 

Para este truco se necesitan 21 cartas, y mágicamente adivinaremos la carta que van a escoger. Las cartas se reparten boca arriba en tres columnas de 7 cartas cada una. Para repartirlas se hace en filas, no en columnas.

Uno de los niños deberá pensar en una de las cartas que ve, y únicamente decir en cuál de las tres columnas está. En ese momento se coge la columna que nos ha señalado y se juntan sus cartas en un montón, manteniendo el orden de las cartas en la columna. Después se cogen las otras dos columnas y se colocan una encima y la otra debajo, dejando así la columna elegida por el niño en medio de las otras dos.

Ahora se da la vuelta a la baraja, dejando las cartas boca abajo, y volviendo a repetir el mismo proceso de reparto de las cartas en las columnas, dándoles la vuelta para que queden boca arriba de nuevo.

De nuevo el mismo niño debe seleccionar la columna en la que está su carta y repetir el paso anterior para colocarlas y se vuelven a repartir las cartas dos veces más de la misma manera.

La última vez se reparten las cartas dejando las cartas del revés (que no se vean los naipes). Para adivinar la carta, se debe elegir la número 11, es la carta que queda en medio de todo el montón, que había sido la carta elegida por el niño al principio. ¡Magia!

 

¿Quieres conocer más trucos para los pequeños de la casa? En el blog de Choví encontrarás todas las ideas necesarias para que los más peques sigan divirtiéndose cada día. ¡Te esperamos!

 

El recetario exclusivo de la Ajonesa

Add to Favourites