Si hay un sabor que asociamos con el otoño, es el de las castañas. Es un producto que se recoge en octubre y noviembre y que asociamos con el frío, aunque deberíamos disfrutarlo todo el año.

Las castañas son ricas en hidratos de carbono, minerales, vitamina B y fibra, sin embargo, tienen menos calorías y grasas que otros frutos secos. Así que alimentan mucho pero engordan poco, de ahí que los deportistas las consuman habitualmente.

Hay muchísimas recetas de otoño con castañas, ya que es un producto súper versátil. Lo más común es hacer puré de castañas y cremas o usarlas como acompañamiento en guisos y carnes, bien sea en la guarnición o en salsas. Son comunes también los postres con castañas, aunque son algo laboriosos.

Nosotros vamos a apostar por elaboraciones diferentes, usos de la castaña que no son los típicos.

Estos días suelen ser para platos complejos que llevan mucho tiempo, pero aquí te mostrarnos dos recetas de otoño muy fáciles y rápidas. Recetas con castañas muy originales, sanas y sencillas, que además te darán muchas ideas para hacer cosas diferentes con estos frutos secos.

¿Cómo se preparan las castañas?

Como decíamos, las castañas son un producto muy versátil y rico a nivel nutricional, la única pega que tienen es que pueden ser un poco difíciles de tratar. Por suerte, cada vez hay más sitios donde las venden ya cocidas y envasadas al vacío, en conserva o incluso congeladas. Además, hay harina de castañas, que es perfecta para los intolerantes al gluten.

Para que sea más fácil pelar una castaña debes asarla o cocerla un poco antes. Puedes simplemente pasarlas por la sartén o incluso meterlas un par de minutos en el microondas a máxima potencia. Antes de ello es muy importante que les hagas un corte: clava la punta del cuchillo y muévelo hacia un lado para partir la cáscara. Si no lo haces, al calentarse y aumentar de tamaño, las castañas “explotarán”. Pélalas antes de que se enfríen del todo.

Se pueden tomar crudas, aunque resultan algo pesadas. Lo normal es comerlas calientes.

Si las cueces, hazlo durante unos 5 ó 10 minutos. Puedes darles una segunda cocción añadiendo menta o hinojo al agua para que las castañas cojan un sabor especial.

Si vas a hacer castañas asadas, les haces el corte y las metes al horno, a unos 180°-200°; las sacas, las tapas con un paño y las aplastas despacio para romper la cáscara y quitar la capa de piel amarilla. Les puedes tirar un poco de agua por encima para que no se resequen.

Recetas con castañas originales

Ensalada de otoño

Ingredientes

  • 100-125 gr. canónigos
  • 3 rebanadas de pan
  • 3 o 4 lonchitas de jamón serrano
  • 175 gr. castañas cocinadas
  • 200 gr. remolacha cocida
  • 1 manzana pequeña
  • Aceite, pimienta y sal
  • Salsa de miel y mostaza Choví

Preparación

Corta el pan en tiras o cubos, ponlo en una bandejita, rocíalo con aceite, sal y pimienta al gusto, y mételo en el horno entre 10 y 15 minutos, hasta que veas que está doradito y crujiente.

Mientras, puedes ir poniendo los canónigos lavados en un bol. Corta las castañas y la remolacha a trocitos. Si no te gusta la remolacha, también puedes hacer una versión más fresca y muy de temporada con granada. Parte la manzana en rodajas y métela en el bol junto a las castañas, la remolacha y el pan.

Sirve la ensalada en los platos y aliña al gusto con la salsa Choví.

Pasa el jamón por la sartén, vuelta y vuelta hasta que esté crujiente, y coloca las lonchas por encima de la ensalada. En 20 minutos tendrás un plato equilibrado, sano y muy sabroso.

Falafel de castañas, boniato y arándanos

Si organizas una cena en casa este otoño, esta receta es perfecta como entrante. Es algo diferente, rico y divertido. El falafel es un plato que no lleva carne, así que es una receta apta para diabéticos, vegetarianos y sin gluten.

Ingredientes

  • 200 gr. castañas cocinadas
  • 1 boniato mediano
  • 1 bote de garbanzos escurridos (400 gr.)
  • 1 huevo grande
  • 85 gr. de arándanos
  • ½ cucharadita de chili
  • 2 cucharaditas de semillas de comino
  • 1 diente de ajo
  • Aceite y sal
  • Unas hojas de cilantro fresco
  • 150 gr. de salsa de yogur Choví

Preparación

Pon el boniato pelado y cortado a trozos en un bol que puedas meter al microondas; añade una cucharada de agua y mételo en el micro durante 2 minutos. Aplasta el boniato en un bol grande como si fuera puré.

Mete los garbanzos y las castañas en una batidora de vaso. Pícalos pero no dejes que se haga una pasta. Ponlo encima del boniato y añade el huevo, ajo, sal, comino, chili y un poco del cilantro. Mézclalo bien con las manos. Corta los arándanos en trocitos y mételos en la masa del falafel.

Con la mezcla, haz bolitas del tamaño de una cucharilla de postre. Si quieres, las puedes preparar y dejar en la nevera durante 3 días. Las aplastas un poco y las fríes en la sartén con un dedito de aceite, hasta que queden doradas por fuera. Déjalas enfriar. Añade cilantro picado a la salsa de yogur, y sírvelo junto al falafel para “dipear”.

Add to Favourites