Hay afirmaciones que, con el paso del tiempo, se han instalado en el día a día de las personas, pero, ¿son realmente ciertas estas afirmaciones? Remedios caseros con alimentos, propiedades atribuidas a ciertas frutas y verduras. Sigue leyendo para descubrir los mitos y verdades de los alimentos.

 

Mitos de la alimentación

Muchos consejos vienen asegurando su eficacia como verdadera. Sin embargo, muchas de estas creencias son simplemente efecto placebo o directamente no se ha demostrado su eficacia médica. Por ejemplo, el uso de la miel para la garganta únicamente contribuye a un efecto placebo, pues se sabe que los productos dulces alivian la sensación de molestia de la tos. Otro de los mitos más extendidos es poner una cebolla en la mesita de noche para aliviar la tos, ya que no existen estudios científicos para verificar esta práctica y no se conocen sus efectos.

Sin embargo, existen otras creencias que realmente son verídicas, como por ejemplo tomar un yogur después de comer legumbres ayuda a prevenir gases, ya que el yogur ayuda a regularizar la flora intestinal gracias a sus prebióticos, favoreciendo de este modo la digestión.

 

7 mitos y verdades de los alimentos

  1. Las frutas tomadas como postre engordan: FALSO. Esta afirmación es un mito, ya que las frutas, se coman cuando se coman tienen el mismo aporte calórico. Sin embargo, se debe prestar atención a la sensación de saciedad que producen, gracias a la fibra que éstas contienen. Si una pieza de fruta se toma fuera de las horas de la comida no se tendrá el mismo apetito cuando sea el momento de comer, de ahí que este mito se crea como cierto.

 

  1. Tomar el zumo de naranja recién exprimido: VERDADERO. Todos los cítricos, ya sea la naranja, el limón, la toronja, etc., son ricos en vitamina C. La vitamina C es un potente antioxidante que se oxida y pierde sus propiedades en contacto con el aire y la luz, aunque no pierda color. Además, la vitamina C ayuda a reforzar el sistema inmune y a aumentar las defensas, por lo que nos ayudará en el proceso de recuperación de un catarro.

 

  1. Beber agua durante las comidas engorda: FALSO. El agua no aporta calorías nunca, da igual el momento del día en que se tome o con los alimentos que se tome. Si se bebe demasiada agua durante las comidas, es cierto que puede aumentar el volumen de digestión gástrica, lo que ocasiona que tarde más en incorporarse al organismo para diluir los jugos gástricos. Pero puedes tomar agua durante las comidas sin problema.

 

  1. Los productos vegetales frescos son mejor que los congelados: FALSO. Las hortalizas y verduras congeladas pueden llegar a ser más sanas porque mantienen sus características nutricionales intactas, ya que se congelan nada más recolectarse. Las verduras frescas, sin embargo, que desde la compra pasan horas hasta pasar a refrigeración, tienen pérdidas de nutrientes importantes. Desde el momento de la cosecha hasta que llegan al plato, los vegetales pasan por un período de transporte y almacenamiento en el cual también se presentan pérdidas de nutrientes.

 

El recetario exclusivo de la Ajonesa

 

 

  1. La zanahoria es buena para la vista: VERDADERO. La zanahoria aporta vitamina A en grandes cantidades, y el consumo de esta vitamina es muy importante para la salud de los ojos y el mecanismo de la visión. Si la alimentación diaria es deficiente en vitamina A, se pueden presentar ciertas alteraciones oculares como menor adaptabilidad a la visión nocturna, o la sequedad de la córnea. Consumir zanahorias nos ayudará a mantener la ingesta adecuada de esta vitamina, fundamental para mantener nuestra salud visual.

 

  1. Los hidratos de carbono y los azúcares causan aumento de peso: FALSO. Los hidratos de carbono realmente no causan el aumento de peso, sino que la ingesta en exceso de calorías nos hará aumentar de peso. Las dietas diarias pueden contener hidratos de carbono y azúcares, al igual que pasa con las proteínas y las grasas. Por eso hay que prestar atención a las cantidades que se toman en lugar de controlar tanto los tipos de nutrientes, ya que todo es recomendable en su justa medida.

 

  1. Es más saludable utilizar la miel que el azúcar como endulzante: FALSO. Aunque la composición química es distinta, ambas aumentan el azúcar en sangre y aportan el mismo número de Kcal por gramo.

 

Es importante saber diferenciar los mitos y verdades de los alimentos para llevar una correcta alimentación y no caer en falsas creencias. Si te ha gustado este artículo, no olvides pasarte por nuestra web y entérate de todos los trucos y consejos sobre nutrición, así como una amplia variedad de recetas para tu día a día. ¡Te esperamos!

Add to Favourites