Fomentar la pasión por el deporte en los más pequeños es educar. Aprenden valores, mantienen una actividad diaria y tienen momentos de ocio y disfrute. Si tu idea es entusiasmar a tus hijos en el mundo del deporte, sigue leyendo para descubrir todos sus beneficios y saber cómo hacerlo de la mejor manera.

 

Pasión deportiva desde pequeños

Como bien sabes, los niños aprenden imitando. Para poder inculcar la pasión por el deporte es necesario que lo vean de sus mayores. Eso de exigirle a un niño aquello que no ven en sus padres no es la mejor manera para fomentar ni el deporte, ni cualquier otra actividad o responsabilidad. Unos padres activos, que les guste salir a pasear a menudo, ir en bici, la natación, etc., es el mejor punto de partida para atraer a sus hijos a practicar deporte.

Y es que no es necesario practicar un deporte de manera profesional, ni ser extremadamente exigente para practicarlo, con una actividad física semanal es más que necesario como prueba de constancia para que los hijos se den cuenta de que es divertido y entretenido.

El objetivo es fomentar el deporte en los más pequeños, por lo que el deporte que se practique es indiferente: natación, fútbol, ciclismo, baile, tenis, baloncesto, gimnasia rítmica… Busca la conexión entre tu hijo y tú en un deporte donde ambos os sintáis cómodos y podáis disfrutar sin tomarlo como una obligación.

Desde hace años es muy frecuente ver todo tipo de actividades extraescolares después del colegio. Si bien es cierto que es un hobby y generalmente piden ellos apuntarse, al final pueden acabar viéndolo como una obligación con un horario estricto y unas tareas imperativas. Si es lo que a tus hijos les funciona, adelante, siempre es bueno mantener una vida sana y activa. Si ese no es el caso, siempre está la opción de sacar huecos donde pasar un rato juntos practicando algún tipo de actividad deportiva.

 

Natación para bebés

La natación para bebés es una experiencia afectiva, placentera y estimulante. Los recién nacidos están perfectamente dotados de una variedad de reflejos que hacen posible que desarrollen una conducta adaptada al medio en que se desenvuelvan, en este caso el agua.

Si se limitan las experiencias del primer año a permanecer en una cuna o en el cochecito para pasear, estaremos limitando y reduciendo el desarrollo tanto físico como intelectual del bebé en un período crítico de su vida.

Desarrollando una actividad desde pequeños, en este caso la natación para bebés, estaremos promoviendo un buen desarrollo psicomotor del bebé, ya que puede moverse con mayor libertad y continuidad de movimientos.

La natación para bebés trae consigo numerosos beneficios, pues se fortalecerá el sistema cardiorrespiratorio del bebé; ayuda al bebé a relajarse y a sentirse más seguro; fortalece la relación afectiva y cognitiva entre el bebé y su madre o padre y ayuda al sistema inmunológico. Además desarrolla las habilidades vitales de supervivencia, como aprender a girarse sobre su espalda y flotar ante una caída al agua.

Sin duda alguna, comenzar a realizar actividades deportivas desde bebés es la mejor decisión para promover una pasión deportiva en el futuro.

 

El recetario exclusivo de la Ajonesa

 

La pasión por el fútbol fomenta el trabajo en equipo

No podemos dejar de mencionar el deporte más practicado en nuestro país: el fútbol. Es un deporte de masas, la afición se transmite de generación en generación y desde edades tempranas aparece la pasión por disfrutar con una pelota en los pies y parecerse a Cristiano Ronaldo o Messi.

El fútbol se puede convertir en un medio para adquirir valores y educar a nuestros niños y niñas de hoy en día en una sociedad cada vez más cambiante. Si practican el deporte de manera más profesional (ya sea una actividad extraescolar o en un equipo de fútbol), es importante encontrar un buen entrenador que sepa transmitir los valores adecuados para nuestros hijos. En un deporte como el fútbol se puede educar desde el respeto, el compañerismo y a tolerar la frustración.

Es necesario alejar la pasión por el fútbol de conceptos como la ira, el odio, la intransigencia o el pisar a los demás para superarlos. El fútbol permite trabajar en equipo: les muestra cómo echar una mano a los demás, a ser respetuoso con los compañeros y enseña a nuestros hijos que una persona no puede con todo si no tiene el apoyo de un equipo entero.

La pasión por el fútbol fomenta la pasión por el deporte en general, así que aprovéchala y condúceles a que aprendan de la mejor manera posible.

Desde Choví  queremos fomentar el deporte, una vida activa y sana y una educación en valores. Pásate por nuestro blog y descubre todo tipo de trucos y consejos para mejorar en el día a día, así como un sinfín de recetas. No olvides seguirnos en nuestras redes sociales ¡Te esperamos!

Add to Favourites