Llega en marzo una de las fiestas más conocidas en todo el territorio español: Las Fallas. De la mano de los valencianos podemos asistir a todo un fenómeno turístico lleno de luces y colores, monumentos, mascletàs, castillos y un sinfín de actos más. Valencia huele a pólvora.

Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad

La fiesta del arte y el fuego se convirtió en Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad en el año 2016. La UNESCO lo declaró así tras una asamblea en la sede de la ONU en Etiopía. Además, están catalogadas como fiesta de Interés Turístico Internacional. Todo esto otorga a esta festividad una publicidad internacional inmejorable.

Ser Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad quiere decir que se pretende salvaguardar la cultura “no material” u oral como puede ser la lengua, la literatura, la música, la danza o tradiciones varias, entre otras. Que las Fallas de Valencia formen parte de este listado del Patrimonio de la Humanidad le otorga un sello de calidad y reconocimiento que significa un apoyo inmenso a niveles turísticos.

Esta fiesta que celebra la llegada de la primavera aúna el arte y la variedad de color en forma de monumentos, castillos y mascletàs (pirotecnia de petardos). Esta celebración transmite a las familias la creatividad y el arte de las tradiciones artesanales que no se debería perder.

Las Fallas son mucho más que pólvora o fuego: durante todo un año se preparan los monumentos que van a exhibirse y puede apreciarse la calidad de las creaciones por parte de los artistas falleros. Toda la ciudad se llena de gente, música, color y banderas para celebrar estas fechas tan especiales.

Guía rápida de las Fallas: qué debes saber y qué no perderse

Las Fallas de Valencia abarcan del 15 al 19 de marzo, aunque desde el 1 de marzo se realiza todos los días la conocida mascletà en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia a las 14:00. Debe su nombre a un tipo de petardo, el masclet. Este acto consiste en una pirotecnia terrestre (con un principio y final aéreos) en el que únicamente hay que sentir y oír, ya que estas explosiones pueden llegar a superar los 120 decibelios. Todo empieza en la Crida (el Pregón), es la llamada a los valencianos y valencianas para que dé comienzo la fiesta fallera. Se celebra en las Torres de Serrano de Valencia el último domingo de febrero.

Los muñecos de los monumentos son conocidos como ninots. Estos muñecos son expuestos en la conocida Exposición del Ninot en la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Más de 700 ninots son expuestos desde principios de febrero. Justo cuando da el comienzo de las fallas, el 15 de marzo, se proclama el Ninot Indultat (Ninot o muñeco indultado), que es aquél muñeco que ha sido más votado para que no se incinere.

El recetario exclusivo de la Ajonesa

Las fallas o monumentos falleros son monumentos artísticos de género satírico con unas figuras llamadas ninots. Existen dos tipos: la falla infantil (de dimensiones más pequeñas) y la grande, que puede llegar a medir 20 metros o más. Ambas entran en concurso cada año en diferentes secciones, y el último día de las Fallas, el 19 de marzo, San José, se queman para finalizar esta festividad en la conocida cremà. Generalmente las personas de fuera de Valencia no entienden cómo semejantes monumentos de arte son quemados pero, sin duda alguna, esta tradición es un arte digno de admirar.

La Ofrenda a la Virgen de los Desamparados se celebra los días 17 y 18 de marzo. Comisiones falleras de toda Valencia van a la Plaza de la Virgen de Valencia a ofrecer un ramo de flores que formará parte de un tapiz simulando el manto de la Virgen. La estructura de la Virgen es de madera y mide unos 14 metros, lo que permite enlazar los ramos de flores (generalmente de color blanco y rojo) para crear el diseño del manto, que cada año cambia.

Del 15 al 18 de marzo se programan castillos de fuegos artificiales en el paseo de la Alameda de Valencia, junto al antiguo cauce del río Turia. Entre las 00:00 y la 1:30 (las horas van variando cada día) podemos asistir a una explosión de colores en el cielo. El castillo con más renombre es el de la Nit del Foc (la noche del fuego) celebrado el día 18 de marzo, un sinfín de pólvora y colores explosionan en el cielo durante más de 20 minutos. Es tan amplia su explosión que se puede ver desde distintos puntos de Valencia, si los edificios lo permiten.

El Casal fallero es un grupo de personas que se juntan patrocinando una falla de su propio barrio. Existen casi 400 comisiones falleras por toda Valencia, por lo que se pueden encontrar multitud de fallas grandes e infantiles en la gran mayoría de los barrios Valencianos. Estas comisiones ofrecen durante los días de fallas numerosos actos para el disfrute de todo el público: castillos hinchables para los niños, concursos de paellas, discomóviles, orquestas, play-backs, etc. Sin duda alguna, aunque no se pertenezca a una falla de un barrio en concreto, la fiesta está asegurada, pues durante todos estos días no falta detalle. Incluso tiran sus propias mascletàs.

Si todavía no conoces desde dentro la fiesta de las Fallas, no dudes en acercarte a Valencia en el mes de marzo y vivirlo en primera persona. ¡Prepárate para disfrutar del arte fallero, el chocolate y los churros, los petardos, los castillos, las mascletàs y mucho más!

Si te ha gustado este post, no te pierdas el blog de Choví, con muchos más planes, recetas e ideas para fiestas.

Add to Favourites