Mantener a los niños en casa con el calor veraniego ingeniando actividades para entretenerles puede ser una tarea bastante difícil. No todo el mundo tiene la oportunidad de poder ir a la playa o a la piscina siempre que el calor aprieta, por eso hemos preparado unos juegos de agua caseros para niños para refrescarse y pasarlo en grande. ¿Te apuntas?

Juegos de agua para niños

Todos, en algún verano de nuestras vidas, hemos jugado con globos de agua, pistolas o cubos en verano en la calle con la idea de aliviar el calor. Estos juegos, además de un entretenimiento, suponen el aprendizaje del trabajo en equipo mediante el juego. Por supuesto, recomendamos estos juegos siempre con la supervisión de un adulto, que a su vez seguro que le entrarán ganas de jugar y refrescarse.

¡A la carrera!

Para este juego necesitaremos que los niños se pongan por parejas. Cada una de las parejas debe sostener un globo de agua entre alguna parte de su cuerpo excepto las manos. Ellos decidirán si es mejor utilizar la frente, la cara, el pecho… Ganará la pareja que consiga llevar más globos intactos a la meta en un tiempo limitado. A todas aquellas parejas que les estalle un globo a medio camino deberán volver a empezar.

Pasarse el globo.

Cuantos más globos se preparen para esta actividad, mejor. La idea es poner a todos los peques en corro, con bastante distancia entre ellos y que comiencen a pasarse el globo. Como es lógico, más de uno estallará, así que para hacer el juego más dinámico tendremos preparados nuevos globos de agua. Se pueden poner dificultades a esta actividad lanzándoles más globos para que los pasen o aumentando el ritmo del juego. ¡Acabarán todos empapados!

La pesca de la manzana.

Uno de los juegos de agua caseros más divertidos y con el que es imposible no mojarse: la pesca de la manzana. Con un cubo o barreño lleno de agua introducimos bastantes manzanas, y serán los niños quienes deban pescarlas. ¿Cómo? Por supuesto, con la boca, por lo que acabarán metiendo toda la cabeza dentro del barreño para intentar pescar alguna. Por turnos y con tiempo, ganará aquél que más manzanas consiga pescar.

Las piñatas de agua.

Para este juego de agua necesitaremos un soporte alto donde colocar todos los globos de agua. Podemos ayudarnos de algún columpio, una rama o atando un cordel entre dos árboles, de manera que se puedan colocar varios globos de agua. Esta actividad es muy sencilla, divertida y sobre todo, refrescante; como si de una piñata de caramelos se tratara, el niño o niña deberá tener los ojos vendados y golpear los globos hasta que acierte y el agua le caiga encima. Cuanto más grandes sean los globos (siempre que no pese mucho), más mojados acabarán todos.

Juegos de agua para campamentos de niños

Aunque todos los juegos antes mencionados son viables en un campamento, los que vamos a comentar ahora serán mucho más divertidos para hacer en campamentos en superficies más grandes y con muchos más niños. Si os animáis podéis realizar estos juegos de agua en algún parque con césped donde esté permitido o quien sabe, algún chalet con jardín, por ejemplo.

Pista deslizante

Este juego es refrescante y divertido a partes iguales, ya que se trata de crear una pista deslizante por la que los niños (y no tan niños) resbalan a toda velocidad. Para hacerla se necesita un plástico ancho y resistente a lo largo de una zona con césped, que siempre será más blanda. Después hay que mojar el plástico con abundante agua, ayudándote de una manguera o cubos, y dejarse deslizar por el plástico, usando colchonetas, flotadores o, para los más valientes, su propio cuerpo.

Colchón de agua

Este juego de agua casero es muy sencillo, y además con materiales muy parecidos al juego anterior. Con un plástico resistente y grande doblado por la mitad puedes crear tu propio colchón de agua. Se necesita cinta aislante resistente al agua y abundante agua para llenarlo (con una manguera siempre será mucho más fácil). Una vez esté lleno se cierra con la cinta aislante y dejaremos el colchón de agua en una zona con césped para que los niños salten, reboten y jueguen sin parar.

¡Guerra de globos de agua!

Y por último, pero no por ello menos importante, el clásico entre los clásicos: la guerra de globos de agua. Este juego es perfecto en urbanizaciones, en la calle, en un parque, en las fiestas del cole… Pero en un campamento de niños siempre resultará extremadamente divertido. Se forman dos equipos y cada uno tendrá a su disposición un cubo con globos de agua. Cuando estén preparados deberán buscar un escondite. Después se les da una señal y los niños deberán lanzar sus globos al equipo contrario, evitando siempre las zonas de la cabeza, cara y tronco para no hacer daño. El jugador que sea alcanzado quedará descalificado, y su misión será preparar más globos para su equipo, de modo que así ganen. Ganará el equipo que consiga eliminar a todos los integrantes del otro equipo.

Y sino, otra de las variantes del juego es la guerra de todos contra todos, donde nadie gana ni pierde, pero ¡seguro que acabarán todos contentos y refrescados!

Si te ha gustado este artículo, no olvides pasarte por nuestra web y entérate de todos los trucos y consejos de nutrición y para la vida familiar que ponemos a tu disposición, así como una amplia variedad de recetas para tu día a día. ¡Te esperamos!

Add to Favourites