Con la llegada de septiembre nos encontramos con el inicio del curso escolar y todo lo que esto conlleva. Son muchas las tareas que quedan pendientes después de las clases y es responsabilidad de los padres conseguir de una manera tranquila que los terminen en casa. Continúa leyendo y no te pierdas todos los tips para sobrellevar los deberes escolares de tus hijos.

Educar desde bien pequeños

Las continuas disputas para que los niños hagan sus deberes convierten estas tareas en una responsabilidad tediosa y amarga. En ocasiones, se chantajea con el tiempo de ocio para poder finalizar los deberes. Solo la obligación de entregar una actividad o de “estudiar” para un examen, hacen que realice sus tareas escolares y, con razón, con bastante desinterés.

Es muy importante que contribuyamos a crear rutinas diarias de estudio desde el principio de la escolarización. Deben entender que para ellos es su trabajo diario como para un adulto lo es su propio trabajo. Es una responsabilidad que si no se cumple trae consecuencias en el futuro, por la que deben “dar el callo” en el día a día.

Argumentos a favor de los deberes

  • Supone un hábito. Todo niño debe adquirir hábitos diarios para ser capaz de establecer rutinas. Los jóvenes que adquieren una responsabilidad personal que les ayudará en su futuro escolar y también en su vida. Sin embargo, habría que procurar que estos hábitos no supongan mucho tiempo para que también los niños puedan dedicar tiempo de ocio, merienda, descanso, baño y otras cosas, para después acostarse a una hora prudente para su descanso y así rendir al día siguiente.
  • Sirven de aprendizaje. Los deberes sirven como entrenamiento rutinario para que los niños asienten los conocimientos que han ido aprendiendo en clase. Es imprescindible trabajar fuera de clase para conseguir resolver problemas matemáticos rápidamente o  aprender a leer de forma fluida.
  • Adquieren enseñanzas para su futuro. Aunque ahora no sean conscientes, muchas de las enseñanzas que adquieran hoy van a suponer un beneficio en su futuro. Es necesario que día a día se planteen pequeñas metas y retos, y que aprendan que todo esfuerzo tiene su recompensa.

Tips para sobrellevar los deberes escolares

Aunque la teoría es fácil de asimilar, llevar estos consejos a la práctica es mucho más complicado. Existen algunos tips para poner en práctica y afianzar el hábito de los deberes en los niños.

  • Clases particulares. Quizá pueda parecer poca atractiva esta opción, pero a muchos niños y niñas les ayuda tener un apoyo extra en las materias que se imparten en clase. No todas las personas tienen el mismo nivel de comprensión y de empapar conocimientos, y las clases particulares suponen un extra para no retrasarse en las clases. Además, les ayuda a tener una obligación de prestar la atención necesaria y habituarse a una rutina y disciplina.
  • Pasa tiempo con ellos. Otra opción es que sean los propios padres los que se impliquen en que sus hijos hagan deberes y estudien, pero no de manera impuesta, sino colaborando y ayudando en todo lo necesario para que puedan resolver sus dudas.
  • Es importante establecer una buena relación, compartir momentos entre padres e hijos que sean de vital importancia para el desarrollo del niño y este tip puede conseguir que los niños adquieran enseñanzas importantes para su futuro. También se puede ayudar revisando los deberes que realizan cada día. Esto no solo supone una primera instancia de corrección, sino también una demostración de interés por parte de los padres hacia las actividades del pequeño.
  • Plantea retos, metas y recompensas. Siempre que se plantean obligaciones a los niños en el hogar se recomienda obtener algo a cambio para que les motive realizarlo. Al igual que un adulto por su trabajo obtiene un beneficio (en este caso, económico), a los niños con sus responsabilidades les pasa lo mismo. Plantea retos para que se superen a ellos mismos, una meta que alcanzar para seguir mejorando y recompensas por el trabajo bien hecho. Pero es importante no confundirlo con el chantaje, pues no deben desviar el tema de lo realmente importante, que son los deberes y la disciplina diaria.
  • Establece el lugar idóneo. El lugar donde realicen sus tareas escolares no tiene por qué ser un escritorio o su habitación en concreto, pero sí debe respetarse que sea siempre el mismo, que esté bien iluminado y que allí el niño tenga acceso a todo lo necesario para realizar sus tareas. También, que sea un lugar sin distracciones, que le permita concentrarse y que, con el paso del tiempo, se llegue a asociar con el estudio.

¿Te ha resultado útil este post? Pásate por nuestro blog y descubre todos los consejos que fomentan una educación positiva en los más pequeños. ¡Te esperamos!

Add to Favourites